Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Festejar con paella el Día del Padre

Sabemos que a veces las mamás son más festejadas que los papás, pero eso no significa que se les quiera menos. Por eso invitamos a nuestros lectores a una experiencia única, obviamente con sus papás.

La cita fue en Círculo Prime Blend, en Palmas, para una clase con el chef Pablo San Román, quien enseñaría a los asistentes a hacer la tradicional paella valenciana, la cual parece no lleva mariscos, pero aún así tiene un gran sabor.

 

Chef Pablo San Román

Algunos hijos traían a sus padres, mientras otros padres traían a sus hijos porque es increíble cocinar en familia. Para empezar la noche el chef Pablo ya tenía listos algunos ingredientes, sobre todo porque una buena paella trata sobre el tiempo y como explicó:esto antes de ser un arroz primero debe ser un guiso lleno de sabor y aromas”.

Así que aprovechando que tardaría y en estar lista, empezamos una degustación de quesos de oveja de Casa de Piedra.

 

 

El queso en México

El queso por razones legales no se puede llamar Manchego, sin embargo, siguen todas las regulaciones de esa región de España, para conseguir uno muy similar.

Mientras que en México, las ovejas se crían en el país para darle un perfil único a los quesos, para luego añejarlos desde 3 meses, aunque pueden guardarse hasta por 36 meses para desarrollar aún más su perfil de sabores.

Para maridarlo, lo acompañamos con vinos de Bodegas Peñafiel, en específico sus etiquetas Mironia.

 

World’s Cheese Awards

El primero fue el más joven, el de 3 meses, para el cual un vino blanco de uva verdejo fue perfecto, pues permitía salir lo herbáceo y fresco de ambos. Mientras el Gran Reserva de Casa de Piedra, que ganó medalla de oro en los World’s Cheese Awards.

Que requirió algo más complejo, como el Mironia Reserva, una mezcla de tempranillo y cabernet sauvignon. Esto ayudaba a aligerar los cristales del añejamiento del queso y, al mismo tiempo potenciar los sabores.

Aunque otro gran maridaje fue el mezcal Las Garrafas, cuyas notas herbáceas pero también dulces mezclaban bien con los frutos secos y sabor a umami del queso.

 

 

La paella del chef Pablo San Román

Después de eso los padres e hijos se arremolinaron alrededor de la arrocera del chef Pablo San Román para ver cómo iba la paella.

Sin embargo, Pablo les explicó que el arroz se agrega al último, ya que después de añadirlo y mezclarlo, se dejaría que el fuego y el tiempo hicieran lo suyo. Así que les mostró el poco azafrán que se necesitaba para los kilos de paella que estaba preparando.

La idea atrás de no mezclarlo, es justo crearle esa costra en el fondo que define a toda buena paella y que gusta tanto a los españoles.

Al parecer, un platillo tan vasto, con unos vinos excepcionales y la buena compañía fue suficiente para que la plática corriera y la alegría se compartiera en un festejo que cada vez crece más. Porque no se necesitan planes complejos para agradecer a tu papá por estar ahí a tu lado.