Awards food and travel
Lenovo¡Conoce a los ganadores!

Hacienda Santa Cruz, elegancia campestre

Hacienda Santa Cruz, elegancia campestre

 

Compuesta por siete hectáreas de jardines, villas y un casco imponente, la Hacienda Santa Cruz ocupa el espacio donde hace más de 400 años se ubicara un monasterio franciscano.

Posteriormente, como la mayoría de las propiedades agrícolas de Yucatán, dedicó su labor a la siembra y procesamiento del henequén, planta de la cual se extraían fibras valiosas. Hoy cuenta con 12 habitaciones divididas en tres categorías para que elijas aquella que se ajuste mejor a tu idea de una vacación señorial.

 

Hacienda Santa Cruz

Las villas de la categoría Junior se antojan perfectas para una escapada romántica, con su mobiliario antiguo, iluminación natural y vista a los jardines: reproduce la fantasía de tener tu propia casita en la sabana yucateca.

Fotos: Rodo Vallado y Charly Ramos.

 

Hacienda Santa Cruz | Habitaciones

Las habitaciones de la categoría Master, por su parte, también resultan idóneas para dos, solo que aquí encontrarán techos más elevados, muros recubiertos con el tradicional estuco maya (conocido como chucum) y baños de grandes dimensiones: para no salir de su tina en todo el día. Estas suites se distinguen también por su terraza privada donde podrán reposar bajo la sombra de los naranjos y árboles de pich.

En lo que respecta a las Estándar Doble, combinan los atractivos y amenidades de las categorías anteriores al proveer amplios dormitorios, panorámicas a los jardines y fino mobiliario de inspiración clásica yucateca. Todas cuentan con acceso a bicicletas de préstamo para recorrer los senderos de la propiedad.

 

 

Hacienda Santa Cruz | Restaurante

¿Buscas refrescarte a mitad de un cenote sin tener que desplazarte demasiado? En la Hacienda Santa Cruz podrás nadar plácidamente en su cenote interno, excavado y acondicionado de tal forma que en él confluyen el encanto natural de estas formaciones geológicas con las facilidades de una piscina.

Aparta un sitio en alguna de las tumbonas que rodean al cenote y pide un coctel elaborado en Valentina, el restaurante del hotel dirigido por el chef Pedro May.

Especializado en cocina local, sus desayunos, comidas y cenas a la carta están diseñados para aprovechar los ingredientes que provee su huerta, ubicada a un costado de la cocina: más fresco, imposible.

Prueba el sikil pak (salsa de tomate y pepita) o el chamorro con frijol kabax para comprobar su delicado equilibrio entre sabores yucatecos y técnicas contemporáneas.

Pensando en las necesidades de todo tipo de huéspedes, la Hacienda Santa Cruz ha acondicionado una sala de reuniones con la más reciente tecnología y capacidad para 40 personas; además, su cancha de futbol se presta para organizar dinámicas de integración al aire libre.

 

 

A su vez, quienes busquen celebrar una boda inolvidable hallarán aquí una auténtica capilla virreinal, frondosos jardines y una explanada bajo techo donde la fiesta podrá extenderse en tiempo y espacio cuanto ustedes quieran.

Cierra con broche de oro en su spa: un moderno complejo compuesto por piscinas, tinas y un circuito de hidroterapia de última generación instalado bajo cúpulas catalanas que le añaden distinción europea. Reserva alguna de sus salas y déjate consentir mientras la brisa que cruza la selva maya te arrulla.

Dónde. Calle 86 S/N, Santa Cruz Palomeque, Mérida, Yucatán.

Junior suite desde $4,000 MXN. haciendasantacruz.com