Aunque parezca lo contrario, volar en parapente es una experiencia relajante. Tan solo imagínalo: surcar los cielos lentamente, como un ave, mientras el viento refresca tu rostro y el paisaje que ya habías visto se presenta distinto ante tus ojos. A diferencia del paracaídas, volar en parapente no es un deporte extremo, porque la velocidad en la que desciendes es mucho más pausada. Aquí te damos cuatro razones por las cuales debes volar en parapente. Fotos: Pixabay y Unsplash.

 

1. Contarás con la guía de expertos

 

Primero que nada, lo más importante es la seguridad. Por lo tanto, conviene acercarse a expertos para que ellos indiquen si el clima es adecuado para volar en parapente. Entre las condiciones desfavorables a considerar están los vientos excesivos, que no tengan una velocidad de más de 35 kilómetros por hora o que exista probabilidad de lluvia o granizo. Si eres principiante o turista, es indispensable revisar las acreditaciones de la empresa con la que te animarás a volar.

 

Volando con expertos

 

 

2. Es más tranquilo que el paracaidismo

 

Tanto el parapente como el paracaidismo conllevan adrenalina al ser una actividad nueva en la que los pies se despegan de la tierra. Sin embargo, en el parapente hay más control de la trayectoria del vuelo y para aterrizar dónde y cuándo se desea. Además, muchas ocasiones los parapentes tienen una especie de asiento para ir más cómodo. Para practicarlo, solo se necesita una montaña o una colina para comenzar a volar.

Por el contrario, el paracaidismo requiere de un avión o avioneta desde el cual se salta para descender en caída libre durante un tiempo determinado.

 

 

3. Puedes elegir cuándo volar en parapente

 

Volar en invierno

 

Tomando en cuenta que la temperatura del ambiente desciende un grado aproximadamente cada 300 metros de altura, lo mejor es hacerlo en verano y con una chamarra que te mantenga abrigado. Esto, claro, puede depender de dónde te encuentres.

Por ejemplo, en Valle de Bravo, Estado de México, los mejores meses son de noviembre a febrero. Entretanto, en El Salto, Guanajuato, es mejor hacerlo entre primavera y otoño.

 

 

4. Lo puedes combinar con el hiking

 

 

Normalmente, para llegar a la cima de la montaña y comenzar a volar, el camino tendrá recorrerse a pie. Así que, al practicar parapente tendrás mucho aire fresco y las mejores vistas de dos mundos: el terrestre y el aéreo. 

 

¿Te animarías a volar en parapente? Si estás en busca de esta u otra actividad llena de emoción, echa un vistazo a lo que tendrá el FITA 2022: festival de turismo de aventura en Chihuahua

 

Dulce Fabiola Vega

Dulce Fabiola Vega

Todo lo que tiene que ver con la comida, es de su interés. Desde las recetas y anécdotas detrás de ellas; los significados culturales que se les da y hasta cómo las prácticas de agricultura regenerativa y sostenible contribuyen al sabor de un perfecto caldito de olla. Por curiosidad, también investiga sobre desperdicio de alimentos y biodiversidad. Escribe y viaja cada que puede, casi siempre con el objetivo de compartir y aprender. Síguela en Instagram como: @dulzirri

Te podría interesar

Más sobre Experiencias