Desde hace más de un año, el foco de atención ha sido la crisis derivada de la pandemia que seguimos viviendo en la actualidad. Sin embargo, el resto de los problemas que atacan al mundo no dejaron de avanzar y afectar a millones de personas en todo el planeta. A continuación, te contaremos sobre las crisis mundiales que la  pandemia por COVID-19 no detuvo. Fotos: Unsplash / Adobe Stock.

 

 

Pobreza en aumento

 

Crisis pandemia

 

De acuerdo con el Informe sobre la situación y perspectivas económicas mundiales de 2021 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la pandemia ha empujado a 114,4 millones de personas a la pobreza extrema en todo el mundo. Esto sucedió debido al confinamiento y a la pérdida de puestos de trabajo en el sector de servicios.

Según cifras del Banco Mundial, hasta el 2018, el 40% de las personas en pobreza vivían en economías afectadas por los conflictos y la violencia. Sin embargo en 2021, está cifra está cambiando para situar a los pobres en entornos urbanos. Esta organización formada por 189 países estima que los efectos económicos de la actual crisis seguirán vigentes hasta 2030.

 

 

Alimentación

 

Crisis pandemia

 

Otra de las crisis que la pandemia por COVID-19 no detuvo es la alimentaria. Debido a los climas extremos y a la pandemia actual, hay 20 millones de personas más que en 2019 con inseguridad alimentaria aguda. En total sumaron 155 millones de personas en esta situación en 2020, según el Informe Global sobre Crisis Alimentarias de Global Network Against Food Crises.

Del total de personas a nivel global en inseguridad alimentaria, 11.8 millones habitan en El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras y Nicaragua. Y 133 mil personas en 2020 estaban en una situación catastrófica de inseguridad alimentaria en Burkina Faso, Sudán del Sur y Yemen.

 

 

Cambio climático

 

Pandemia

 

El cambio climático es una de las crisis que el COVID-19 no detuvo. La Organización Meteorológica Mundial tiene 28 años advirtiendo sobre este tema. En 1993 lanzaron el primer informe sobre el estado del clima debido al aumento significativo en las temperaturas de la tierra y el océano. El 2020 fue uno de los tres años más cálidos de los que se tiene registro. La temperatura media global fue de 1.2ºC por encima del nivel preindustrial.

Para evitar un resultado catastrófico, esta organización asegura que los países deben recortar las emisiones globales en un 45%, tomando como punto de comparación los niveles de 2010, antes del año 2030.

De acuerdo con Greenpeace, en 2020 la contaminación atmosférica causó 160 mil muertes en Tokio, San Pablo, Ciudad de México, Los Ángeles y Shanghai. Según la ONU, el aire contaminado causa siete millones de muertes cada año a nivel mundial. Esto también causa la pérdida de 52 millones de toneladas de cultivos cada año.

 

También lee Un respiro para el planeta: la otra cara del Coronavirus. 

Te podría interesar

Más sobre Noticias

VER MÁS