Descubre los vinos de Oregon y Washington

Los vinos de la región norte de Estados Unidos son un referente mundial que permanece disfrazado por el ambiente cosmopolita de sus ciudades, tanto que pareciera que sus habitantes quisieran tenerlos como un secreto, hasta ahora. En especial aquellos originarios de viñedos de Oregon y Washington, pues son de ahí de donde provienen los caldos de mejor calidad. Para conocerlos, asistimos a una cata de ocho etiquetas diferentes de ambos estados en el restaurante Biko y aquí te contamos todo lo que descubrimos de ellos.

De las 72 variedades de uva que crecen en Oregon, la más importante es pinot noir, que representa el 62% del cultivo. Una de las bodegas que mejor presenta a este fruto es Adelsheim, vinícola pionera en la región, que con el elegante vino de la etiqueta Elizabeth’s Reserve, entrega al paladar notas a frutos rojos, especiadas y minerales. Para maridar, el equipo del chef Mikel Alonso sugirió lubina envuelta en piel de tomate, acompañada de almejas reinas y corazón de alcachofa.

El mundo de la enología conoció por primera vez a Washington entre los años 1950 y 1960, cuando dos de las vinícolas más grandes del estado abrieron sus puertas. Una de ellas fue Chateau Ste Michelle en Columbia Valley, bodega de la que degustamos cuatro etiquetas. Comenzando por Eroica, de riesling con notas minerales y que recuerdan a los cítricos como la lima, mandarina y naranja; mismo que después comparamos con Dry Riesling, Columbia Valley, también con acentos cítricos, pero éste con un ligero toque ácido que lo torna elegante y perfecto para comenzar cualquier velada.

Para subir de tono pasamos a los tintos: ambos, tanto el cabernet sauvignon como el merlot, fueron complejos con aromas a fruta roja como la manzana y ciruela; diferenciándose entre sí, por los taninos elegantes y suaves del primero, con las notas especiada, y a cuero del segundo. Para éstos las opciones de maridaje fueron una delicada y falsa morcilla de hongos, así como cerdo con recado negro y cebolla.

El terruño de Washington se distingue por su versatilidad, el cual provee a gran variedad de uvas un ambiente perfecto para su desarrollo. Para comprobarlo seguimos con un vino de la bodega Gramercy Cellars de uva syrah, de notas en nariz a manzana roja, grosellas y frambuesa, seco y astringente en boca. Para continuar con un tinto de cabernet sauvignon de Columbia Crest, H3; en el paladar deja recuerdos de vainilla, minerales y moras azules. Y, para finalizar la etiqueta merlot, Pepper Bridge: una revelación proveniente del valle Walla Walla, especiado, corpulento y equilibrado.