A escasos dos meses de cumplirse un año de la renovación El Lago Restaurante, situado en el corazón del Bosque de Chapultepec, este sitio reafirma ser un destino para visitantes, locales y turistas en la Ciudad de México. Por eso, el pasado jueves 31 de agosto realizó una degustación de sus platillos más icónicos, realizados por el chef Jorge Sotelo y maridados con vinos de la Bodega Monte Xanic. ¡Te contamos!

“Están por saborear un menú pensado como una sinfonía de México”, nos alertó el chef Sotelo. El primer tiempo llegó en forma de tartar de atún con mango con aceite de ajonjolí, aguacate y tostadas picantes de maíz. De sabores refrescantes y equilibrados. Lo que maridamos con Grenache de Monte Xanic, con notas a frutos rojos como la frambuesa y la fresa, seco, ligeramente ácido y refrescante. Propuesto por el sommelier Mauricio Millán.

El Lago Restaurante

El clima cambió y la lluvia se hizo presente; para calentar nuestro estómago, Jorge Sotelo presentó una crema de calabaza mantequilla con aceite de chile morita, crotones, mousse de avellana y tocino. Para armonizar, Mauricio decidió servirnos Chenin Colombard de Monte Xanic, con notas a frutas tropicales y ligero amargor al final.

Como plato principal saboreamos los ravioles de pato con salsa de huitlacoche y queso Cotija, delicados y adictivos. Con más de 50 años de existencia, el restaurante El Lago es un clásico de la Ciudad de México, y en su menú existen otros tres platillos que perduran a través de los años en el gusto de los clientes. Hablamos de la picadita de maíz azul con guajolote en mole negro, crema y queso frescos, ajonjolí garapiñado, aguacate y cebolla; del huachinango envuelto en hoja santa con salsa de jitomate ahumado, y el filete costra, con café, cacao, puré de papa, champiñones y espárragos.

El Lago Restaurante

Antes de pasar al gran final, el equipo de El Lago Restaurante nos invitó a pasar a su cava subterránea. Ahí resguardan a alrededor de 350 etiquetas, 32% de ellas mexicanas. Este increíble espacio puede ser rentado para ocasiones aún más románticas que ameriten estar rodeados de vinos de todo el mundo.

Al volver, el chef Jorge Sotelo nos tenía listo un pastel de chocolate con mermelada de ciruela, equilibrado entre dulce y amargo. Mismo que maridamos con un Syrah, Calixa, vino frutal, sutil y ligeramente mentolado. Mientras degustamos ambos elementos, el chef nos contó una anécdota sobre su abuelo, quien era fanático de los postres y mencionaba que “lo mejor siempre está por venir”. Frase tan romántica y cálida al corazón como lo es El Lago Restaurante. Dónde. Lago Mayor en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec. Cheque Promedio. $500 MX. Tel. 55159585 al 88 lago.com.mx

 

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México

VER MÁS