El legado musical que ha dejado Luis Miguel trasciende generaciones. Lo acabamos de comprobar en el nuevo restaurante La Incondicional, que con su cigar room y sports bar evoca la década de los ochenta. Acompáñanos a conocer su propuesta gastronómica a cargo del español Gorka Bátiz y el mexicano Oswaldo Villa. Texto: Cynthia Benítez / Fotos: Cortesía. 

 

Para los amantes del tabaco y los deportes

 

Cigar room

 

Las luces doradas y la gama de tonos negros que decoran La Incondicional le dotan de especial elegancia. Esta sofisticación queda reafirmada al conocer su cigar room, con una selección de puros de la más alta calidad. Entre las vitrinas identificamos los habanos Montecristo, que fumaba el «Che» Guevara, así como los puros de la marca Palencia Cigars. Cabe destacar que el sistema de ventilación del espacio está diseñado para el humo de puro.

Otro espacio pensado para los fanáticos –en este caso, de los deportes– es su sports bar, escondido a manera de speakeasy. Para llegar, tendrás que atravesar la cocina y cruzar una puerta secreta, tras la cual te sumergirás a un ambiente ideal para disfrutar la adrenalina de tu deporte favorito. Por cierto, ingresar al sports bar no tiene costo adicional: basta con que hagas tu reservación.

 

 

Tú, la misma de ayer, La Incondicional

 

Restaurante La Incondicional

 

Respecto a su peculiar nombre, Jorge Parra, presidente de Jazz Deportes y uno de los socios del restaurante, nos comentó: “La elección obedece a que pretendemos que la gente haga de este restaurante su lugar incondicional. Aunado a esto, le pusimos así por el gusto de la canción interpretada por Luis Miguel y por nuestra afinidad a la época en que se lanzó el tema musical.” Así, Jorge, junto a Marco Revueltas, se han basado en este concepto para crear un «santuario» para los amantes de la década de los ochenta.

 

 

Cocina española y mexicana

 

Chef Gorka Bátiz

 

La propuesta gastronómica de La Incondicional se basa en las tradiciones gastronómicas de las que provienen los chefs Gorka Bátiz  y Oswaldo Villa.

“El chef Gorka proviene del País Vasco y yo de Zacatlán de las Manzanas, Puebla, y ambos tenemos en común que nuestras abuelitas nos enseñaron a cocinar. Por esa razón, cuando empezamos a diseñar el menú decidimos que, en lugar de fusionar cocina de vanguardia tanto mexicana como española, combinaríamos las tradiciones de ambas”, nos reveló Oswaldo Villa.

Al preguntarle al chef sobre los mayores retos enfrentados al elaborar el menú, nos contó que fue complacer al público al que van dirigidos. “Cocinamos para personas que han degustado los platillos en su país de origen. Nuestra estrategia es que primero identifiquen la sazón mexicana y después la española, para que se den cuenta de que estamos creando una nueva línea de sabores”.

 

 

Los imperdibles de La Incondicional

 

Pescado de La Incondicional

 

Uno de los platillos que demuestra las técnicas tradicionales y contemporáneas fusionadas por los chefs es el taco gobernador. Ambos decidieron reinventarlo con ingredientes de estupenda calidad, como tortillas sobaqueras de Sonora, queso estilo provolone de Veracruz, camarón de pesca salvaje de Baja California, fabada con ayocotes y alubias blancas españolas, chistorra y chorizo a la sidra. La sugerencia es acompañarlo con una mezcalita de la casa tropical, hecha con maracuyá y miel de agave.

Otro imperdible es su aguachile de frutos del mar, preparado con atún aleta azul, camarón de pesca salvaje, pulpo, callo de hacha con trozos de mango y aguacate. Su acidez está tan bien cuidada que no «apaga» otros sabores del platillo, el cual conserva su sensación herbal. O si lo tuyo es el atún, prueba el tiradito con aceite sésamo, acompañado de salsa xnipec (con chile habanero y cebolla morada) y cremosos de aguacate.

Como entrada principal elige el pescado de pesca salvaje envuelto en hoja santa con zanahoria y champiñones rústicos. Este último fue nuestro preferido por la intensidad que le otorga la hoja santa. Para sabores de tierra firme, prueba el rib eye con papas y ajos en láminas tostadas. Te lo traerán servido sobre un bloque de sal del Himalaya para conservar su temperatura. Cheque promedio: $1,700 pesos. Dónde: Avenida Prado Norte 125, Lomas de Chapultepec 3a Sección. IG: @laincondicionalcdmx

 

También te puede interesar: Restaurante Nera: el nuevo italiano contemporáneo.

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México