Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

La Navidad llegó a Licorería Limantour

El mejor bar de Latinoamérica (según la lista The 50 Best Bars) celebra la temporada invernal como nunca antes. Y es que, en colaboración con la marca Miracle, el segundo piso de la sucursal ubicada en Álvaro Obregón, ha sido intervenida para convertirse en una auténtica villa navideña que estará disponible hasta el 24 de diciembre.

Miracle surgió en 2014, cuando Greg Boehm decidió detener la construcción de su bar Mace en Nueva York y en su lugar, aprovechando la obra inconclusa, inauguró un pop-up navideño. Con una decoración festiva y cocteles temáticos, fue todo un éxito. Desde entonces, este coctail bar itinerante se instala durante la temporada decembrina en más de 50 locaciones alrededor del mundo, desde Grecia, hasta Canadá y París. Y ahora está en México.

 

Licorería Limantour

 

Fuimos de visita a este emblemático bar de la colonia Roma y al subir las escaleras de caracol que conducen al segundo nivel, de inmediato nos sentimos envueltos en un ambiente reconfortante: del techo cuelgan esferas y en las paredes brillan luces festivas, las sillas están vestidas de santa y un arbolito complementa la decoración. Nos ofrecieron 10 cocteles y dos shots, todos temáticos.

Tanto el mobiliario como la cristalería y las recetas, fueron creados por Miracle y se encuentran disponibles en los diferentes pop-ups que hay repartidos internacionalmente. El clima invernal invita a comenzar con un coctel caliente, así que pedimos un Bad Santa, elaborado con una mezcla de tres rones: blanco, añejo y de Barbados, un toque de leche, jugo de limón y de piña, especias y agua de coco; se sirve a 40 ºC. Es el coctel más fuerte del lugar.

 

Licorería Limantour

 

Una vez que entramos en calor, estuvimos listos para los cocteles fríos. Seguimos con el Koala-la la la, la la la la, un coctel de ginebra, pino, vermut seco, limón, eucalipto y bitters de naranja, presentado en una copa con un pequeño koala de peluche en el tallo. Al probarlo, nos transporta a un bosque nevado. Luego, probamos Run Run Rudolph, tan rojo como la nariz de Rodolfo el reno. Con un toque de canela aportado por reducción de vino con especias, que se combina con ginebra, limón y prosecco, resulta muy refrescante.

Llega la noche mientras disfrutamos nuestro último coctel, el Gingerbread Flip, de bourbon, nuez moscada, huevo y ralladura de galletas de jengibre. El viento que sopla desde la avenida mece suavemente las guirnaldas, lo cual es señal que ya falta menos para Navidad. Cheque Promedio: $350 pesos. Dónde: Av. Álvaro Obregón 106, segundo piso, Col. Roma.