Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Merotoro, una cocina metamórfica

Renovar el menú diariamente es un reto que Jair Téllez ha asumido desde hace nueve años, cuando abrió su restaurante en la Condesa. ¿Su motivación? Ofrecer platillos francos, con ingredientes obtenidos de productores locales. Y tal como Héraclito afirmaba: «uno nunca atraviesa el mismo río dos veces«, al visitar este lugar siempre te encontrarás con una experiencia irrepetible. Fotos: Mariana Vega. 

Con sabores etéreos que encantan a todo el que llega comer y una atmósfera neutra que convierte los platillos en el centro de atención, Merotoro es un imperdible y te contamos porqué. Lo primero que maravilla cuando llegas, es descubrir que todo está hecho en casa, desde el pan con el que te reciben hasta los bitters con los que elaboran los cocteles. Luego, te enteras que estos últimos son tan espectaculares como todo lo que sale de cocina, pues elaborados con la menor cantidad de instrumentos posibles, buscan preservar la rusticidad de la coctelería clásica a través de recetas propias, como el coctel de jengibre con hierbabuena y jugo de naranja.

Más adelante, cuando te adentras en la carta, la encuentras dividida en cuatro tiempos, que suponen ayudarte a elegir, aunque esto resulte en realidad complicado, pues todo se lee delicioso. Por lo que, sin duda es una excelente opción pedir una sugerencia. Nosotros lo hicimos y nos deleitamos con algunos de los efímeros manjares del día.

El primer platillo que llegó a la mesa, fue un ceviche de maíz criollo con leche de tigre (jugo de limón, caldo de pescado y aceite de olivo), y puntos de mayonesa de chiles: una extraordinaria y fresca combinación de sabores, ideal para abrir el apetito. Más adelante probamos un suculento canelón de conejo estofado, servido con puré de poro y papá; seguido de pulpo a la parrilla, con mollejas de res y verduras, la fusión perfecta entre mar y tierra.

Y para terminar, nos quedamos con un recuerdo dulce en el paladar. Se trató de un sorbete de mango con jugo de xoconostle y un toque de sal de gusano. Una inesperada combinación de sabores que nos dejó con muchas ganas de volver. Tú también date una vuelta y te aseguramos que querrás regresar. Dónde. Ámsterdam 204, Hipódromo Condesa. Cheque Promedio: $400. Teléfono.55647799. merotoro.mx

Texto: Mariana Vega.