Visitamos el nuevo restaurante Niich en la Condesa, donde el chef Saúl Carranza rememora los sabores de Oaxaca con técnicas de vanguardia. También conocimos su bar speakeasy, Ololo, un espacio lleno de bebidas enigmáticas creadas por el mixólogo Xchel Montoya. ¡Conócelos! Fotos: Cynthia Benítez y Cortesía. 

 

Entre sabores y arte mexicanos

 

Interior de Niich

 

 

Niich viene del vocablo maya que significa “bocado”, y el restaurante hace honor a su nombre. Aquí, el chef Saúl Carranza celebra en su cocina los sabores oaxaqueños y le da relevancia al mundo vegetal, enalteciendo las texturas y combinaciones en cada plato.

Por sus elevados techos, colores que rememoran a la tierra y excelente iluminación, se trata de un espacio cálido y acogedor. Otro punto a su favor es que cada rincón está decorado con piezas artísticas; en esta ocasión nos tocó apreciar obras del artista mexicano Javier Andrés, además de las esculturas de alfarería mexicana colocadas en la pared principal del salón del restaurante.

 

 

¿Qué pido en Niich?

 

Niich platillo

 

 

Nuestra primera recomendación es que ordenes los platillos para compartir al centro de la mesa, ya que por la porción te alcanzará hasta para tres personas. Inicia tu experiencia con un hummus de alubias que viene acompañado de berenjena tatemada, salsa macha y flores de cilantro. Si lo untas en un pan de brasas obtendrás un delicioso y cremoso bocado.

Continúa con la lechuga pak choi tatemada con poro frito, granos de elote, puré de betabel rostizado y un toque asiático gracias al yuzu. Después, puedes elegir su pasta fresca con cola de res, coronada con trufa negra. En este plato descubrirás que los sabores empatan idóneamente.

No te vayas sin degustar su merengue de rosita de cacao, que te enamorará por su presentación y su sabor a espuma del mamey y el relleno de pitahaya marinada en tepache.

 

 

Ololo: speakeasy al estilo de Stanley Kubrick

 

Speakeasy Ololo

 

La planta alta de Niich esconde una cápsula del tiempo de los años 70, un sitio en el que querrás pasar todos tus viernes. Nos referimos al speakeasy del restaurante, Ololo, que significa “reunión” en maya”. En este fabuloso sitio, el mixólogo Xchel Montoya es el encargado de preparar cocteles llenos de potencia y sabores mexicanos.

Cuando ingreses te sentirás en una escena dirigida por Stanley Kubrick en la película The Clockwork Orange. Sus paredes color naranja intenso te cautivarán, además de la estupenda tornamesa en donde podrás escuchar las más novedosas propuestas de géneros como new disco, funk, midi e indie.

En cuanto a  su carta, pide el coctel de la casa, Ololo, hecho con zanahoria, jengibre, rye whiskey y ginebra. Esta mezcla combina muy bien por las tonalidades del bar y hará que tu garganta se prepare para el Kuxcal, que está hecho con mezcal, Campari, una mezcla de chiles y vermut rojo.

 

¿Dónde se encuentra?

 

Niich está abierto de martes a sábado de 14:00 a 23:00, además tienen domingo de brunch de 12:00 a 17:00. Por su parte, Ololo está abierto de miércoles a sábado de 19:00 a 3:00. Cheque Promedio: $700 pesos y de Ololo $600 pesos. Dónde: Chicontepec 57, Hipódromo Condesa. IG: @niich.condesa, @ololo.condesa

 

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México