Panaderías artesanales en la Ciudad de México

La Ciudad de México no sería lo mismo sin sus panaderías, obradores donde manos expertas trabajan la masa desde antes de que salga el Sol para ofrecer pan fresco y delicioso. Mucho se les debe a los maestros del alimento de cada día; el arte con la que mezclan, amasan y hornean es un talento que pocos tienen, por esta razón, te invitamos a conocer y probar los tesoros artesanales y los rincones que los fabrican.

Rosetta

Aquí el pan y los postres vuelan. Propio de la chef Elena Reygadas, este establecimiento con dos sucursales ha conquistado los corazones y el paladar de todos los capitalinos. La panificación se lleva a cabo mediante procesos manuales y con harinas de diversos cereales; por supuesto, el ingrediente principal es la masa madre, la cual aporta levaduras naturales que mejoran la calidad del producto final: un pan de fácil digestión, de costra crujiente y un interior aireado y suave. En ambas tiendas se puede acompañar al pan con café, proveniente de pequeños productores mexicanos, té, jugos y otras bebidas. Los croissants con almendra son una delicia obligada. Dónde. Colima 166, Col. Roma, y Havre 73, Col. Juárez.

Amado

Esta dulcería y panadería es un reflejo claro del concepto artesanal. Deliciosos panes rústicos y dulces tradicionales de México y Europa se encuentran en Amado, dentro del Hotel Hyatt Regency Mexico City. “La sal para la panza y el azúcar para el corazón” es un dicho que suele citar el chef Miguel Gómez, a quien el amor por la panadería le nació al tomar la taza de café cada mañana, acompañada con pan dulce. Aquí todos los productos están a la vista del comensal y el aroma es maravilloso. Dónde. Campos Elíseos 204, Col. Polanco Chapultepec.

Maison Kayser

Toda la técnica del pan francés se hace evidente en Maison Kayser. Su historia comenzó a escribirse en París, por Eric Kayser, quien desde muy joven adquirió los valores de un buen pan tradicional: sencillez, honestidad y pasión. Aprendió de los mejores chefs panaderos sobre la disciplina y la búsqueda de la excelencia en cada hogaza, en cada baguette. Pan de masa fermentada que se compra por los ojos y hace volver al comensal por el sabor. El croissant con macarons es imperdible, así como los diversos panqués y el exquisito chocolate para acompañar. Dónde. Av. Paseo de la Reforma 408, Col. Cuauhtémoc (También en Perisur, Parque Delta, Aeropuerto, Insurgentes, Coyoacán, Arcos Bosques, Madero, Plaza Tolsa y Virreyes).

La Bohême

Venir aquí en un día lluvioso o en una mañana soleada es un deleite total. El movimiento bohemio en Francia inició por artistas a principios del siglo y es bajo este concepto que esta panadería existe y evoluciona, perfeccionando sus productos y haciendo de la panadería todo un arte. Las vitrinas hablan por sí solas y el aroma que sale del horno de piso invita a probarlo todo, además de la variedad de tartas de frutas, éclaires y pasteles. Un chocolatín con un café orgánico o un jugo se disfruta aquí como en ningún otro lugar. Dónde. Querétaro 219, Col. Roma Norte, Alejandro Dumas 125, Col. Polanco, Prado Norte 531, Col. Lomas de Chapultepec, Torre Virreyes, y Pedregal 24, Col. Lomas de Chapultepec.

Da Silva

Con 15 años de tradición, la reconocida panadería Da Silva continúa elaborando pan de la mejor calidad. Empezó vendiendo pasteles, galletas y chocolates sin gran éxito hasta que comenzó a producir croissants y baguettes rústicos a partir de levadura fresca y masa madre. Los cronuts son una de las especialidades en las que se refleja la atención al detalle más pequeño. Con seis tiendas en la Ciudad de México, Da Silva mantiene su propósito: llevar el pan a la mesa y compartir su pasión. Dónde. Oscar Wilde 12, Col. Polanco, Prado Norte 349, Col. Lomas de Chapultepec, Plaza Zéntrika, Lateral Autopista México-Toluca 1235, Bolívar 18, Local A. esq. 5 de Mayo, Col. Centro, Fresco en Jesús del Monte, Av. Jesús del Monte 271, Huixquilucan, y Michoacán 134, Col. Condesa.