Cuando pensamos en consumir productos orgánicos, creemos que son más caros por cuestión de mercadotecnia o simple moda, pero la realidad es otra, al ser productos elaborados a base del respeto y cuidado, primero de los animales de donde provienen los alimentos, y segundo del tratamiento que se les da para su preparación. Y para conocer más de cerca todo lo que implica la producción de alimentos orgánicos, fuimos al Rancho Bové, ubicado en la localidad de San Isidro, a las afueras de San Miguel de Allende, Guanajuato. Recorre con nosotros este interesante lugar. Fotos: Cortesía y Ana Belen Ortiz.

 

Rancho Bové, del amor por lo natural

 

Sin duda visitar un rancho orgánico es un privilegio, estar en contacto directo con las vacas y becerros del lugar, que producen el alimento base que es la leche, es una experiencia única. Y fue lo que vivimos en nuestro recorrido por Rancho Bové, en donde se ordeña a más de 880 vacas libres de pastoreo, y de suministro de alimento propio de 1480 hectáreas en distintos ranchos, las cuales son cuidadas a través de compostas orgánicas. Lo que quiere decir que las vacas no son alimentadas ni tratadas con ningún tipo de antibiótico u hormona, con la finalidad de obtener los mejores productos lácteos orgánicos.

 

Rancho Bové

 

“En Bové nos enfocamos en tratar a los animales de distinta forma, para tener un producto más artesanal, más orgánico, local y natural. Tenemos a los animales en buenas condiciones, para que se alimenten bien y no se maltraten, y que, gracias a eso, el producto sea de mejor calidad y aporte una muy buena cantidad de nutrientes. Mucho de nuestro trabajo ha sido de ir entendiendo lo que estamos haciendo, los resultados que estamos obteniendo y que sea sustentable”, nos contó en entrevista Gabriel Irurita, socio fundador de Bové.

 

¿Con qué se alimentan las vacas?

 

Durante nuestro recorrido en Rancho Bové en San Isidro, pudimos estar muy cerca de las vacas, y conocer el alimento que les es suministrado, el cual es ensilaje, que es una mezcla que se hace con maíz y soya, característica indispensable para que el lugar tenga la certificación de rancho orgánico. Una buena alimentación en las vacas hace que produzcan entre 20 a 30 litros de leche en promedio diario. 

 

Rancho Bové

 

Algo que nos encantó conocer es el cuidado que tienen con las crías de las vacas, sus pequeños becerros, los cuales después de un tiempo, son separados de sus madres para que puedan ser alimentados manualmente y luego se puedan ir familiarizando con su nueva comida -ensilaje-, una vez que dejen la leche materna.

Bové está conformado por seis establos en diferentes partes de México, como: Aguascalientes, Guanajuato y Jalisco. En donde, desde 2002, trabajan con un equipo interdisciplinario de 184 personas involucradas en la producción de leche con la mejor trazabilidad orgánica del país.

 

Rancho Bové

 

 

Bové, 20 años de trabajar los lácteos

 

La marca Bové tiene 20 años en el mercado, sin embargo, con el paso del tiempo ha ido evolucionado y mejorando cada vez más sus productos, enfocados totalmente en que sean orgánicos y de la mejor calidad. Lo cual no ha sido un camino fácil, pero sí reconfortante.

“Durante estos años todo ha sido prueba y error, incluso, hasta la gente que nos compraba el producto ha sido así; ellos pensaban que el producto no iba a jalar, sin embargo, jaló mucho mejor de lo que creían. Hemos mejorado las presentaciones, resolviendo algunos problemas con los productores, la cuestión de los certificadores, así como cambiar poco a poco la cultura del consumidor.

“Ha sido un camino complicado, pero muy divertido porque, al final, si se nos cierra algo, nos vamos por otro lado. Es una contracultura, es hacer entender a los productores, a los consumidores y a los compradores de leche, que nosotros venimos haciendo las cosas distintas por un propósito que es entregar un producto de mejor calidad, con un manejo distinto y con una solución medioambiental”, nos compartió Gabriel.

 

Vaquitas

 

 

El rumbo del movimiento orgánico

 

Más allá de responder a una moda, los productos orgánicos de Bové tienen que ver con su gran calidad y de pertenecer a un estilo de vida saludable, que cada vez más personas han ido adoptando.

“El movimiento orgánico va más allá de la moda, no va a acabar ahí, va a trascender, ya que es movimiento que está creciendo, pues la gente que se cuida, trata de buscar el mejor producto y está encontrando resultados. El movimiento orgánico va a seguir porque es una forma en la que el productor puede tener un mejor precio, haciendo las cosas distintas y no metiéndose tanto con el medio ambiente”, expresó Gabriel.

Sin embargo, aún hay un gran camino por recorrer, para que el grueso de los consumidores, a la hora de ir al súper, elijan productos de esta línea.

“Tras más de 15 años de trabajo, ahora estamos en otro punto, sin embargo, nos da miedo que no hay mucha gente en el mercado que esté tratando de hacer lo mismo que nosotros, tal vez porque nadie es tan necio o porque no sienten que el mercado lo amerite. Entre más gente esté metida en el movimiento orgánico, no solo en el caso de la leche, sino de varios aspectos, nos puede ayudar mucho a la larga, pero aún no sé si se vaya a dar”, nos dijo el socio de Rancho Bové.

 

Casa Quiote, el complemento de lo orgánico

 

Casa Quiote

 

A la par de Racho Bové, Gabriel tenía la inquietud de seguir cuidando el medio ambiente, pero desde una forma más personal. Por ello, decidió abrir Casa Quiote, un hotel boutique de solo ocho habitaciones, que te invitarán a sentirte como en casa, experimentando una estancia sustentable.

“Casa Quiote es parte de un proyecto medioambiental que viene del Rancho San Isidro; y que tiene una filosofía hacia todo lo que puede producirse en esta zona que es semiárida, donde no hay tanta agua. Es un oasis a las afueras de San Miguel de Allende que no está justo en el centro de San Miguel, pero te puede dar una idea de lo que hay en la zona como: los mezquites, los magueyes, los órganos y los garambullos. Lo que deja ver que esta zona árida tiene más vida de lo que pensamos”, nos compartió Gabriel.

Para que la experiencia en Casa Quiote sea sustentable, cuenta con su propio huerto de hortalizas, las cuales utilizan para la preparación de los alimentos, que puedes cocinar tú mismo.

 

¿Dónde conseguir productos Bové?

 

Productos Bové

 

Como ya sabes, Bové es una empresa 100% mexicana que nació con el objetivo de establecer productos lácteos orgánicos de alta calidad en México. Entre los cuales puedes encontrar: leche orgánica en sus diversas presentaciones, leche pet, evaporada, kéfir, cremas batidas, así como variedades de quesos como Oaxaca, panela, mezcla de queso Oaxaca y manchego, y yogurt natural.

Los puedes encontrar en diversas tiendas de autoservicio o en línea en su tienda digital en amazon.com.mx

 

También lee Restaurantes orgánicos en Ciudad de México. 

 

Ana Belén Ortiz

Ana Belén Ortiz

Con más de 14 años dedicándose al periodismo en medios de comunicación impresos y digitales, se ha especializado en Periodismo Digital. Desde el 2015 es Editora Web en Food and Travel México, desde donde escribe para inspirar a los lectores con sus memorias viajeras. Ama las culturas mexicana y japonesa, un buen mezcal y el ramen. Le encanta conocer nuevos lugares, personas y contar historias, que provengan de un rinconcito de México o de un lugar recóndito del mundo. Piensa que la vida es como un buen baile “hay que saberse mover para disfrutarlo”. Síguela en Instagram como: @abelaynne

Te podría interesar

Más sobre Experiencias

Guía para celebrar tu cumpleaños en cuarentena

Guía para celebrar tu cumpleaños en cuarentena

Si tendrás que celebrar tu cumpleaños durante esta temporada de quedarse en casa, aprovecha la oportunidad de probar un festejo totalmente distinto. Disfruta como nunca tu vuelta al sol con esta guía para celebrar tu cumpleaños en cuarentena al estilo #QuédateEnCasa.