Al suroeste de Bolivia, en el departamento de Potosí y la provincia de Daniel Campos, existe un lugar donde el cielo y la tierra se fusionan: el salar de Uyuni. Este paraje es el salar más grande del mundo, con 10 mil 582 kilómetros cuadrados de superficie y 10 mil millones de toneladas de sal.

Entre tantas razones que existen para visitar este desierto salino, esta vez seleccionamos cinco que definitivamente harán que agregues al salar de Uyuni en tu bucket list de imperdibles a visitar al menos una vez en la vida. Fotos: Andrea Cabrera.

 

1. Naturaleza en su máxima expresión

 

Salar de Uyuni, Bolivia

 

La primera razón para visitar el salar de Uyuni es, sin duda, que se trata de un paisaje completamente natural, producto de la Madre Tierra en acción. El salar más grande del mundo está formado de lagos prehistóricos que se evaporaron hace muchos años, y admirarlo actualmente es algo espectacular.

Cuando los lagos cercanos se desbordan, dejan una fina capa de agua en esta superficie, la cual eventualmente se convierte en un hermoso reflejo del cielo, las nubes y el sol. Eso sí, te recomendamos visitar el salar de Uyuni preferentemente en los meses de diciembre a abril, pues es en la estación lluviosa cuando se puede apreciar el efecto espejo del salar en su máxima expresión.

 

 

2. Una comida inolvidable

 

Ilusiones ópticas en el salar de Uyuni

 

La segunda razón para visitar el salar de Uyuni es por los almuerzos inolvidables que se llevan a cabo en medio de su inmensidad. Dependiendo el tour que contrates (aunque la gran mayoría lo incluyen), podrás disfrutar de una comida completa en pleno desierto salino. Montarán mesas y banquitos para que te sientes a disfrutar de platillos bolivianos, como sopa de quinoa preparada con verdura y carne o un charque crocante con carne de llama deshidratada. ¡Un picnic que solo aquí podrás experimentar!

 

 

3. El atardecer más espectacular

 

Atardecer en el salar

 

Y si eres amante de disfrutar las puestas de sol, ten por seguro que contemplar un atardecer en el salar de Uyuni te dejará boquiabierto. Alrededor de las 18:30 horas, los tonos anaranjados del cielo se comienzan a intensificar y a reflejar en la superficie del salar como una mismísima obra de arte. Algunos tours te incluyen una botella de vino para descorchar justo en ese momento y disfrutarla mientras el sol se va escondiendo.

 

 

4. Jugar con las ilusiones ópticas

 

Jugando con la perspectiva

 

Aunado a todo lo anterior, el salar de Uyuni también es el escenario perfecto para sacar las más divertidas fotos. Gracias a su horizonte sin fin, puedes jugar con las diferentes perspectivas y profundidad de campo. Aquí podrás hacer realidad escenas en las que eres casi devorado por un dinosaurio u otras en las que parece que un gigante está junto a ti ¡El chiste es ponerse creativo!

El secreto es poner la cámara lo más abajo que puedas y acercarla al objeto que estés utilizando para crear la escena. Esto hará que el elemento se vea más grande que los humanos que estarán en la parte más alejada y se verán pequeñitos. Y no te preocupes, porque los guías que te adentran en el salar de Uyuni ya son unos expertos en este tipo de fotografías. Se ofrecen a tomarlas y hasta cuentan con utilería para hacer tomas aún más divertidas.

 

 

5. Es la mejor forma de salir de tu zona de confort

 

Diversión en Sudamérica

 

Además, el salar de Uyuni es el lugar perfecto para activar tu cuerpo e ir directo a la aventura. Para empezar, hay que recordar que el salar se encuentra a 3,650 metros sobre el nivel del mar, lo que hace que la altura ya sea un reto a superar. Esto, sumado a que tanto por la mañana como por la tarde hay vientos muy fríos que contrastan con los fuertes rayos de sol, pondrás muchas de tus habilidades a prueba. No olvides llevar una buena chamarra, lentes oscuros y una gorra para evitar quemaduras.

 

¿Cómo llego al salar de Uyuni?

 

Si ya te animamos lo suficiente, no olvides que el punto de partida más popular es la pequeña ciudad de Uyuni. Aquí encontrarás muchas agencias turísticas que ofrecen tours que van desde uno hasta tres días, y algunos incluyen hospedaje en un hotel de sal (con techos, paredes y hasta camas hechos a base de este elemento) ¡Toda una experiencia!

Desde La Paz, puedes llegar tomando un vuelo con una duración aproximada de una hora o en autobús (aproximadamente nueve horas de trayecto).

¿Quieres conocer más tips, recomendaciones e imperdibles para viajar a Sudamérica? Checa nuestras redes sociales, nos encuentras como @foodandtravelmx

 

También te puede interesar: Perú: lo que debes saber antes de visitar este destino.

Andrea Cabrera

Andrea Cabrera

Los grandes placeres de la vida los disfruta a bocados y a sorbos. Comunicóloga de profesión y foodie-viajera por oficio, es egresada de la Universidad Anáhuac y desde 2019 forma parte del equipo de Food and Travel México. Con letras plasma el estilo de vida de una veinteañera que, entre comida, viajes y bebidas, está descubriendo el mundo. Jamás niega una taza de café, ni un buen road trip. Síguela en Instagram como: @andycabreraa

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo