Es uno de los temas más polémicos en el mundo del té, materia de discusión entre puristas y bebedores casuales de la infusión a lo largo de décadas: hojas sueltas o sacos de té, ¿cuál es la mejor opción? Fotos: Escuela Mexicana de Té.

Es cierto, las hebras sueltas suelen ofrecer mayor calidad y frescura, que se traducen en tazas mucho más expresivas en aromas y sabores. Sí, también es cierto que en el fascinante mundo de la camellia sinensis todo es relativo.

Empecemos por lo más elemental. Los tés en hojas sueltas son aquellos que se comercializan, generalmente, en forma de hojas o brotes enteros o ligeramente partidos. La integridad de las hebras permite constatar su calidad, así como controlar la cantidad a infundir.

Té

Por el contrario, la mayoría de los sacos de té se producen a partir de hojas de camellia trituradas, algunas veces hasta pulverizadas, que se envuelven en pequeños contenedores de papel, seda o fibras sintéticas. Aunque resultan muy prácticos y permiten preparar una taza en casi cualquier sitio, suelen ser mucho menos expresivos en aromas y sabores y, en ocasiones, derivar en infusiones amargas y astringentes debido a la cantidad de taninos que liberan al contacto con el agua.

Con respecto a su infusión, hebras sueltas y sacos también guardan diferencias notables. Las primeras siempre se infunden así, sueltas, lo que permite que el agua fluya libremente extrayendo todos sus sabores, aromas, minerales y vitaminas. Vale la pena mencionar que hebras y brotes sueltos también pueden reinfundirse en varias ocasiones, dependiendo del tipo de té, maximizando así su utilidad.

Té

En contraste, la infusión de un saco estará siempre limitada por el tamaño y porosidad del propio contenedor; entre más compacto y cerrado sea, menor intensidad de aromas y sabores generará. Aquí la reinfusión no es una opción y es que, las bolsitas de té están diseñadas para mostrar todo su potencial a la primera.

“¿Tema polémico? Es claro que las hojas sueltas superan por mucho a los sacos de té”. Sí y no, querido lector. Primero, porque la mayor desventaja de las hebras sueltas es la necesidad de utensilios especiales para su preparación: tetera, infusor, gaiwan, mug (taza provista con un Infusor) o, por lo menos, un colador. Segundo, porque no todas las hojas sueltas son mejores que todos los sacos; alrededor del mundo, existen marcas y presentaciones de altísima calidad, con innovadores empaques y atractivos perfiles sensoriales. Recuerde, en el mundo de la camellia sinensis todo es relativo y nada es absoluto.

Té

Cerremos pues con un caso especial, el de las bolsitas triangulares o pirámides de té. Con mayor amplitud y mucha más porosidad, son una respuesta a la disyuntiva de hebras sueltas o sacos. Generalmente rellenas con hojas enteras o ligeramente partidas, estas presentaciones permiten disfrutar una experiencia sensorial más redonda de forma rápida y sencilla.

Te podría interesar

Té al estilo frisón

Té al estilo frisón

Toma nota de cómo preparar y beber el té al estilo frisón que se prepara con el azúcar tradicional llamado “kluntje” y leche de cabra.

Más sobre Bebidas

30 años de Monte Xanic

30 años de Monte Xanic

Estuvimos en la celebración del 30 aniversario de Monte Xanic, una de las vitivinícolas más importantes de México. ¡Checa cómo se puso!

VER MÁS