Para conocer a profundidad el poblado de Tequila junto con sus campos agaveros y antiguas destilerías, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, te sugerimos tomar de guarida al hotel Casa Salles, propiedad con un año de vida de la marca de tequila El Tequileño. Ahí, en una construcción contemporánea se mezcla la cultura del tequila con el lujo, para regalar un refugio soñado a menos de una hora de Guadalajara. Fotos: Cortesía de Casa Salles. 

 

Un oasis en Tequila

 

Situado junto a los terrenos de la destilería de La Guarreña, hogar de El Tequileño, el hotel Casa Salles es un auténtico oasis en el corazón del Pueblo Mágico de Tequila. Mientras los aromas a agave cocido inundan cada rincón, la mejor forma de empezar la jornada es con una mimosa de la casa, hecha con vino espumoso, jugo de naranja, puré de agave y frutos rojos, para después sumergirse en las aguas de su piscina climatizada que tiene un par de cascadas de hidromasaje, rodeada de tumbonas y un sofá cama tipo columpio que cuelga de las robustas ramas de un árbol.

 

Hotel Casa Salles

 

El único edificio, con una fachada de ladrillos rojos expuestos, resguarda 25 habitaciones que exhalan solo buen gusto. La decoración es contemporánea y confortable en tonos grises y neutros y están muy bien equipadas con camas Ashley y duchas tipo lluvia. Además, sus balcones —donde se tiene una mesita y dos sillas— regalan una agradable vista hacia los frondosos árboles de mango con 150 años que se alzan en el patio y el cultivo de agaves que crece en el monte cercano.

Y que el tamaño de este hotel boutique no te engañe, porque también cuenta con su spa Reposado. En alguna de sus tres cabinas, podrás recibir algún masaje o tratamiento facial disponibles en un entorno acogedor. Dentro del menú conciso, con excelente relación precio calidad, destacan el masaje de piedras calientes y la microdermoabrasión; solo se requiere previa cita.

 

 

Legado líquido a degustar

 

Este santuario de la relajación, que toma su nombre de una familia de artesanos del tequila, te invita a sumergirte en la historia y la artesanía del destilado nativo de la región. Hace más de 60 años, el maestro destilador don Jorge Salles Cuervo celebró el inicio de El Tequileño en el terreno que ahora alberga el hotel y que antes era un huerto donde hacían reuniones familiares. Hoy en día, su nieto Jorge Antonio Salles es la tercera generación de maestros destiladores que continúa con el legado desde los alambiques de la destilería que algún día fue de su abuelo.

Ninguna visita a Tequila está completa sin probar el destilado homónimo y mejor aún si es entre alambiques. No dejes de reservar un tour privado por la destilería de El Tequileño para descubrir el proceso original que siguen desde 1959. El costo es de $275 e incluye la degustación de cuatro de sus tequilas.

 

Hotel Casa Salles

 

También está disponible la cata de sus siete tequilas llevada a cabo en su restaurante Mango Cocina de Origen. Ahí, entre anécdotas y datos que te dejarán saber más sobre la herencia de El Tequileño, una de las pocas tequileras que solo tiene una marca, podrás degustar el Reposado Rare, un tequila de edición limitada que ha sido añejado en un pipón (gran barril de roble americano) durante seis años. “Hemos elegido la integridad en lugar de eficiencia. Es la receta original, el proceso original, y nuestro objetivo es llevar calidad a las nuevas generaciones de consumidores”, afirma Jorge Antonio Salles.

 

Gran propuesta culinaria

 

Qué rico se come en Mango, Cocina de Origen —nombre que hace honor a los árboles centenarios del hotel—, sin duda, un imperdible gastronómico de Tequila. Desde el aguachile de atún con una salsa roja adictiva hasta el tlacoyo de picaña con queso añejo y verdolagas, pasando por platos frescos como la ensalada de durazno al grill, burrata y jamón serrano.

El chef tabasqueño Sergio Pérez, quien trabajó en K’u’uk (Mérida) y Mexique (Chicago), se luce en cada uno de sus platillos en los que exalta el producto local, las técnicas mexicanas y el gusto universal, también para consentir al cliente internacional, pues alrededor del 70% de sus huéspedes provienen de Estados Unidos y Canadá.

 

Producto local

 

Trabajamos con productores locales como Milpa Tapatía, quien a su vez maneja 28 productores de la sierra de Tequila. Los mariscos provienen de San Blas, el chocolate es de Tabasco, el salmón es de captura salvaje, el pulpo proviene de Yucatán donde están haciendo pesca sostenible, el pan está elaborado con las mismas levaduras silvestres que fermentan al tequila y aprovechamos la cosecha de 250 costales que nos dan los árboles de mango”, cuenta el chef Sergio Pérez, al revelar que elige su materia con consciencia sustentable.

 

Hotel Casa Salles

 

Ya sea que escojas alguna de las 40 sillas del comedor o uno de los 24 asientos del patio, podrás disfrutar tanto del desayuno como de la hora de la comida y la cena. El menú a la carta es internacional, mientras que los dos de degustación, son de alma mexicana. De ahí que es imperdible el menú degustación de siete tiempos con maridaje ($1,100).

Probarás creaciones creativas bien ejecutadas como la tostada de cangrejo del puerto de San Blas, junto con el coctel Mandarina Perfecta que incluye jugo de mandarina, el tequila Blanco de El Tequileño y Aperol, y el crudo de kampachi con chayote curado en sal, armonizado con el Reposado Gran Reserva.

 

Más experiencias

 

Cuando termines de relajarte en Casa Salles y de recorrer La Guarreña y alguna otra de las 30 destilerías que hay en Tequila, este hotel boutique te puede coordinar una amplia gama de actividades. Una de las infalibles es la que ofrece Tequila Cerro Viejo: imagínate cabalgando en familia entre el paisaje agavero al pie del volcán de Tequila, para luego, bajo un enorme árbol, desayunar café de olla y unas gorditas. Antes de irte, te refrescarás con el típico cantarito, preparado con jugos frescos de toronja, naranja y limón, refresco de toronja, sal de grano y su buena dosis de tequila, “de preferencia que sea El Tequileño”, dicen por ahí.

 

Hotel Casa Salles

 

También puedes reservar un tour a pie por las calles empedradas por el centro de Tequila para descubrir los diferentes sitios de interés o hacer una caminata guiada por el cañón Los Azules para visitar sus cascadas que fluyen con agua de manantial del volcán de Tequila, misma que se utiliza en el proceso de producción de El Tequileño.

Casa Salles te sumerge en la cultura del tequila: puedes ver cómo se hace, puedes olerlo, puedes sentirlo. Una visita aquí realmente te hace formar parte de esta gran historia”, comparte Gina Quirarte Salles, Directora de Experiencias de Casa Salles. Habitaciones dobles desde: $3,000 MXN en es.casasalles.com. IG y FB: @CasaSallesHotel

Elsa Navarrete

Elsa Navarrete

Mamá, gastrónoma, viajera, periodista, productora culinaria y coeditora de Food and Travel México. Con 10 años de experiencia, sus pasiones son documentar los viajes de la cocina y la cocina de los viajes, y hacer las maletas cada vez que puede con sus hijos, para disfrutar con ellos del planeta más hermoso del universo. Síguela en Instagram como: @letrasdesabores

Te podría interesar

5 motivos para esnorquelear en México

5 motivos para esnorquelear en México

Cuando sea momento de volver a viajar, seguramente buscaremos experiencias al aire libre por su menor riesgo de contagio de Covid-19, así que en tu bucket list ya debe estar el esnórquel, y por si no, aquí te damos recomendamos cinco lugares para enorquelear en tu próximo viaje por México.

Más sobre Hoteles