Conoce la más reciente apertura de Oetker Collection, The Woodward, un hotel boutique de ultra lujo a orillas del hermoso lago Lemán, en Ginebra, Suiza. Te develamos los detalles. Fotos: Cortesía.

Imagina abrir el balcón de tu suite y encontrarte con el colosal Mont Blanc cubierto de nieve por encima de los Alpes. Delante, la ciudad refleja sus tejados sobre la superficie del lago Lemán, surcado por yates y botes de recreo. Sorpresivamente, la luz que penetra desde el lago hace resaltar aún más los decorados color marfil del dormitorio. El aroma del café, de la patisserie, ya impregna la atmósfera: es hora de desayunar en este día feliz dentro del hotel The Woodward.

 

 

The Woodward, distinción a la française

 

Miembro de Masterpiece Hotels, una exclusiva colección de propiedades de Oetker Collection, The Woodward acaba de abrir sus puertas, elevando aún más los estándares de la ya de por sí sofisticada ciudad de Ginebra. El elegante edificio que le acoge data de 1901 y fue recientemente remodelado y redecorado por Pierre-Yves Rochon, encargado de darle nuevo rostro a los hoteles más lujosos del mundo. Así, este hotel con solo 26 habitaciones, todas de categoría suite, presenta una paleta cromática de matices neutros, únicamente interrumpida por pinceladas de azul añil. El objetivo, de acuerdo con el diseñador francés, es permitir que los colores se intensifiquen con el vaivén de la luz que refracta en el lago.

De las 26 suites con que cuenta The Woodward, 21 ostentan balcones hacia el exterior y cinco hacia el patio interno. Todas presumen chimeneas de mármol y una selecta curaduría de muebles de diseño. Desde luego, la sugerencia inmediata para pernoctar es la Presidential Suite, que posee una loggia (un corredor exterior) que comunica los espacios de la suite. Entre ellos destaca el comedor, dotado con vista panorámica hacia la marina de Ginebra. Igual de impresionante es la Royal Suite, que también conserva un su gusto afrancesado. Los detalles que la hacen única son su candelabro de cristal Bacarat, su espacioso baño de mármol y el acceso a través de un elevador privado.

 

 

Suite Presidencial

 

 

 

Con estrellas Michelin

 

Desde luego, la propuesta gastronómica de The Woodward es igualmente refinada y sorprendente. A la cabeza de las cocinas de este hotel boutique se encuentra el chef Olivier Jean, quien he llegado de Taipei después de comandar un restaurante con una estrella Michelin. Esa experiencia animará los fogones de los dos restaurantes de The Woodward: L’Atelier Robuchon y Le Jardinier, ambos respaldados las estrella que ostentan sus sedes de Nueva York.

En L’Atelier Robuchon, Olivier Jean ofrece una experiencia culinaria franca e íntima. Este espacio solo cuenta con asientos para 36 comensales, quienes son invitados a reunirse en torno a la cocina abierta del chef. Entretanto, Le Jardinier se despliega a lo largo de luminosas verandas de cara al puerto de Ginebra. Aquí el chef Jean ha propuesto una carta de especialidades francesas elaboradas con ingredientes locales, poniendo énfasis en los vegetales. Tan importante es la localía de sus productos que solamente emplea aquellos cultivados a menos de 150 km del hotel.

 

 

Le Jardinier, The Woodward

 

 

 

Experiencias de goce y relajación

 

Para completar la jornada feliz que describimos al inicio, es imprescindible dedicarle buena parte del día a The Guerlain Spa at The Woodward, el primero y único de su tipo en Suiza. Compuesto por seis salas de tratamientos, este espectacular recinto cuenta con 1,200 metros cuadrados dedicados al disfrute y la relajación. Imprescindible reposar en su pabellón doble decorado con ónix blanco y mármol italiano, así como sumergirse en su piscina de 21 de metros, la más grande bajo techo en Ginebra. También irresistibles son sus salas de vapor, sus dos baños suecos y saunas, el jacuzzi y la ducha de nieve.

Finalmente, para conectar con el destino, vale la pena contactar al concierge de The Woodward y reservar las experiencias más estimulantes de Ginebra. Si se es aficionado a la relojería, hay que visitar indiscutiblemente el Museo Patek Phillipe, uno de los más destacados en el tema. Para los amantes de la mixología de vanguardia, también hay sitios reservados en el barrio de Carouge. Y quienes quieran gozar Suiza al máximo, podrán solicitar un tour privado en globo, el cual los elevará cara a cara con los Alpes mientras se disfruta un típico fondue.

 

 

Vista del lago Lemán

 

Para conocer más sobre la reciente apertura de The Woodward en Ginebra, puedes dirigirte a su página web oficial.

 

También te puede interesar: De Pamplona a Oviedo: una ruta por España que todo foodie debe hacer.

 

 

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Cuando le preguntaban a qué se dedicaría “de grande”, contestaba confundido que acabaría siendo trotamundos. Así, por caprichos del destino, este aficionado a las palabras terminó dedicándose a relatar historias sobre viajes y comilonas. Un vendedor de periódicos le dijo una vez: “Cuando usted llegue a mi edad ya habrá recorrido más de 20 países”, para luego desaparecer entre las calles de La Habana. Y aunque no lleva la cuenta, el también coeditor web de Food and Travel México está seguro de que hará lo posible por cumplir el augurio y -de paso- demostrarle a su asesor vocacional que viajar también es profesión. Síguelo en Instagram como: @gatodemonte

Te podría interesar

Más sobre Uncategorized