Una escapada a los baños termales supone la oportunidad de tener un día de relajación en contacto con la naturaleza, algo posible en son los cinco paraísos que te recomendamos en esta ocasión. Visitarlos al menos una vez en la vida es casi obligado, pues ofrecen algunas de las experiencias más idílicas del planeta. Fotos: Unsplash y Adobe Stock.

 

Laguna Azul, Islandia

 

 

A poco menos de una hora de Reikiavik, en el suroeste de Islandia, se encuentra uno de los baños termales más bellos del planeta. Se trata de la Laguna Azul, un balneario geotermal donde la temperatura del agua está a –por lo menos– a 37 ºC. Este calor contraste con la temperatura del ambiente, pues en Grindavík, la zona donde su ubica, apenas se superan los 15ºC a lo largo del año.

Para entrar a esta área natural es necesario reservar entrada con anticipación. Eso sí: considera estar ahí por lo menos un día completo para admirar el paisaje volcánico, mientras recibes un tratamiento de spa con minerales locales.

 

Cascate del Mulino, Italia

 

baños termales en Italia

 

La Toscana lo tiene todo para disfrutar del momento y la vida: desde vinos galardonados en el mundo, hasta sazón inigualable… pero, ¿sabías que también cuenta con aguas curativas? Los baños termales de Cascate del Mulino son un espacio mágico con piscinas naturales escalonadas, cuya agua humea constantemente a 37 ºC a lo largo del año.

Se dice que sus aguas tienen propiedades terapéuticas gracias a los minerales volcánicos de la zona. Están abiertas a todo el público, de ahí que la recomendación es llegar temprano o cerca del atardecer.

 

Kerosene Creek, Nueva Zelanda

 

 

Por mucho tiempo, estas aguas termales fueron un secreto solo conocido por los habitantes de la ciudad de Rotorua, en Nueva Zelanda. Hoy en día, estos baños termales son famosos entre viajeros de todo el mundo por su belleza recóndita. Para disfrutar de un día relajante, lo único que habrá que hacer es llegar a Kerosene Creek, ya que la entrada es libre a todo el público.

Nuestra recomendación es estar ahí llegar temprano para admirar la vegetación que rodea a su emblemática cascada de dos metros.

 

Baños termales de Chena, Alaska

 

 

Esperar la aparición de una aurora boreal, mientras descansas en aguas termales, es una experiencia inigualable. La podrás vivir en los baños termales de Chena, en Alaska. Aquí, las aguas surgen a 73 grados ºC, mismas que son empleadas por un resort sustentable. Además de relajarse en este paisaje alpino, también es buena idea visitar el Aurora Ice Museum, que está completamente hecho de hielo y fue completado en 2005 con más de 1,000 toneladas de hielo y nieve.

 

Pamukkale, Turquía

 

baños termales en turquía

 

Su nombre, Pamukkale, se podría traducir como «el castillo de algodón», y es que eso parecen estas 17 piscinas naturales con aguas termales ubicadas en Turquía. Su belleza natural es tal que la UNESCO la considera Patrimonio de la Humanidad en conjunto con la antigua ciudad-spa de Hierápolis, que existe desde finales del siglo II a.C.  Así, además de relajación, los alrededores de estos baños termales también resguardan restos arqueológicos de las antiguas Grecia y Roma.

¿Qué tal estos lugares de ensueño?, ¿verdad que se antoja sumergirse en todas? Por cierto, también te contamos sobre algunas aguas termales en México para relajarte y acerca del Monasterio de Valbuena, un a hotel boutique con baños termales en Castilla.

Dulce Fabiola Vega

Dulce Fabiola Vega

Todo lo que tiene que ver con la comida, es de su interés. Desde las recetas y anécdotas detrás de ellas; los significados culturales que se les da y hasta cómo las prácticas de agricultura regenerativa y sostenible contribuyen al sabor de un perfecto caldito de olla. Por curiosidad, también investiga sobre desperdicio de alimentos y biodiversidad. Escribe y viaja cada que puede, casi siempre con el objetivo de compartir y aprender. Síguela en Instagram como: @dulzirri

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo

6 imperdibles de Valladolid, España

6 imperdibles de Valladolid, España

Reyes, poetas y santos dejaron su huella en Valladolid, provincia de Castilla y León a la que te recomendamos viajar para contemplar su legado, beber delicioso vino y trasladarte a una época de torres y castillos.