Awards food and travel
Lenovo¡Conoce a los ganadores!

Barrios multiculturales en la Ciudad de México

Los asentamientos de comunidades extranjeras que han llegado a México por distintas razones, manteniendo toda su cultura, orígenes y tradiciones, se han establecido en algún punto de la metrópoli. No es coincidencia que la capital sea un espacio multicultural que representa nuestra apertura, tolerancia y respeto ante la diversidad.

Estos son cinco de los barrios más interesantes, con restaurantes tradicionales, tiendas boutique y espacios llenos de encanto foráneo. Ciudades del mundo dentro de la gran ciudad que vale la pena conocer para empaparse de un entorno completamente diferente y sentirse extranjero por un día. No dejes de visitarlos.

Barrio Chino

barrios multiculturales

Se comenzó a formar en los años 70 con una gran migración de personas de países como China, Indonesia y Corea. Muchos grupos se ubicaron en el centro de la ciudad y años después, la zona recibió el nombre de Barrio Chino por la notable cantidad de tiendas, restaurantes y comercios provenientes de la cultura oriental. Abarca dos cuadras de la calle Dolores, desde Independencia hasta República de Uruguay. Las famosas lámparas rojas se aprecian a lo largo de las calles y justo en estas fechas tiene lugar la festividad del Año Nuevo Chino, su celebración más importante.

Barrio Coreano

barrios multiculturales

Una comunidad más delimitada en cuanto al intercambio cultural es la coreana, esto con la razón de conservar sus tradiciones y lenguaje. Entrar en este barrio y escuchar el idioma, automáticamente transporta a un estado desconocido que hace a la mente encontrarse ante una barrera, ejemplo de ello son los menús de los pequeños locales escritos únicamente en coreano; sin embargo, el éxito de su cultura popular los ha llevado a abrirse poco a poco. Karaokes, cafeterías con estilo cute, tiendas de cosméticos y el K-Pop, han servido para integrar ambas sociedades. Se localiza en las calles de Florencia, Hamburgo, Londres y Liverpool de la Colonia Juárez.

Barrio Japonés

barrios multiculturales

De acuerdo al libro Nihon-jin mekishiko ijūshi “Historia de los inmigrantes japoneses en México” de Minoru Izawa, alrededor del 80% de los japoneses reubicados durante el año de 1942, se instalaron en la Ciudad de México, proviniendo en su mayoría de Baja California. Fueron más de 4 mil inmigrantes japoneses los que iniciaron esta comunidad que hoy en día, aunque no está oficialmente establecida en un punto específico, se ha ubicado de forma dispersa a lo largo de toda la capital, lo cual se puede notar en la gran cantidad de restaurantes japoneses, y de otros espacios como el Parque Masayoshi Ohira, en el que se puede apreciar durante el mes de mayo, el florecimiento del cerezo y del ciruelo, muy representativos de la cultura japonesa.

Barrio Libanés

barrios multiculturales

La migración árabe a México se remonta a una historia que data de la segunda mitad del siglo XIX. Muchos árabes de origen libanés, sirio y palestino eligieron este país para probar su suerte y escapar del Imperio Otomano. Llegando a Tampico, Veracruz y Yucatán fueron avanzando al norte y centro de la República durante la década de los cincuenta, estableciéndose en la creciente urbe. Las calles de República del Salvador, Tres Cruces, Mesones y Jesús María en el Centro Histórico alojaron a estos grupos. Los cafés se volvieron populares y restaurantes como el Al Andaluz continúan compartiendo su sabor.

Barrio Francés

barrios multiculturales

Probablemente escuchar a un francés por las calles de la colonia Roma o Condesa no provoca tanta extrañeza. Con los españoles llegaron también los galos encabezando una fuerte corriente de inmigración profesional especializada que continúa hasta la actualidad. Muchos sucesos históricos causaron estos traslados de un continente a otro, sin embargo, fue durante la época Porfiriana que una gran cantidad de franceses emigraron en busca de riquezas, especialmente los nativos del pueblo de Barcelonnette. Muchos comercios son reflejo de esta fusión, como el restaurante Casa de Francia de la escuela francesa Le Cordon Bleu, un clásico para disfrutar de los auténticos aromas a trufa y mantequilla.

Nuestra singular urbe representa para muchos la conjugación de todas las historias mexicanas que se han contado, múltiples nacionalidades y diferencias culturales que conviven en armonía.

México es la capital de la diversidad cultural.