Colmillo es un steak house comandado por el chef Gerardo Soto. En Monterrey tiene cinco años de ofrecer cortes de carne, con un cuidadoso proceso para que la proteína llegue a la mesa fresca y jugosa. Ahora ha abierto sus puertas en Polanco, Ciudad de México. Te llevamos a conocerlo. Fotos: Arturo Mateos.

 

 

El secreto está en el proceso

 

Cuando ordenas un corte de carne en Colmillo, tu comanda sale en una pantalla ubicada en el cuarto frío, donde se encuentra la carne fresca. Ahí el carnicero rebana tu porción –black Angus o Wagyu cross, de acuerdo a lo que hayas elegido– y cuando le toca su turno al fuego, la pasa por una ventana al parrillero. Ahí, este maestro de la brasa la unta con sal británica Maldon, producida desde 1882, y le da el término que hayas pedido en carbón de ébano.

Todo este proceso logra que llegue a tu mesa una corte jugoso, con delicado marmoleo calidad 1855. Gerardo Soto, chef propietario de este nuevo steak house de Polanco, nos cuenta que esto es tan solo una parte del proceso que llevan para mantener la cadena de refrigeración, desde el productor hasta el restaurante y con ello, lograr mantener los jugos en la carne.

 

 

 

Entre la street food y el confort

 

Sin embargo, Gerardo afirma que no busca ser un restaurante de culto a la res, sino una cocina desparpajada que mezcla street food y confort food en su carta. Lo que sin duda logra, con antojitos como el chicharrón de harina, que corona con un ceviche de camarón marinado en salsa Valentina y aguacate. “Al final lo que yo quiero es que comas rico, con sabores sencillos y conocidos”, explica el chef.

Esto también se refleja en la guarniciones de la carne, como el puré de papa con panceta y queso crema, que es untuoso y colmado de sabor. Así como las cebollas asadas con mix de quesos y chicharrón de Ramos, que se caracterizan por sus deliciosos trozos de carne prensada.

Otra plato que por sí mismo vale la visita a Colmillo, es la col al carbón con aderezo de carne, pistache y aceite de trufa. Los pedacitos caramelizados al fuego de la col, le dan un giro casi adictivo a este vegetal subestimado en la cocina mexicana.

 

 

Bocados del mar en Colmillo

 

Para quienes prefieren los frutos de mar, también tienen una buena oferta de dónde elegir. Ejemplo de ello son las lajas de atún con salsa rasurada, aceite de oliva, cubos de aguacate, guacamole y hojitas de cilantro. A su vez, el mar y tierra de ostiones asados con piquín, tuétano y ajo rostizado, al igual que los mejillones a la cerveza, son de los platos marinos más pedidos de Colmillo.

 

 

Sin duda, este restaurante nacido en Monterrey tiene mucho por ofrecer en Ciudad de México.   

Dónde: Aristóteles 122, casi esquina con avenida Presidente Masaryk, Polanco.

Cheque promedio: $1,200 MXN. IG: colmillomx

 

También te puede interesar: Mythos Santa Fe, nuevo templo griego

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México

VER MÁS