Para descubrir etiquetas de vino que puedan sorprenderte, no es necesario ir tan lejos. En el sur de nuestro continente, si bien hay exponentes como Chile y Argentina que llevan la delantera en reconocimiento internacional, existen otras vitivinícolas que están dando de qué hablar. “No hay parte en el mundo donde no haya alguien tratando de producir vino”, asegura Mariana Martínez, sommelier, promotora del vino sudamericano, fundadora de Wine Independent Press, con quien platicamos del pasado, presente y futuro de los vinos sudamericanos. Fotos: Pixels. 

 

 

El origen en Sudamérica

 

Vinos sudamericanos

 

Las primeras uvas que llegan al sur del continente fueron de origen español, de regiones galicianas y de las canarias. Estas variedades fueron traídas gracias a su poder de supervivencia, siendo la idea principal, generar viñedos para la elaboración de vino de consagración. En países como Argentina y Chile, en donde las estaciones son bien marcadas, la vid tuvo un desarrollo sorprendente, el cual contaba con calidades del nivel de los países de origen.

La siguiente etapa, que se llevó cerca de los años 1800 se desarrolla con uvas que llegan de tierras francesas, donde fueron naciendo mezclas criollas, que son uvas de origen europeo con origen americano, en cruces espontáneas en los viñedos. Además, Mariana Martínez, nos compartió que las uvas que llegaron fueron los clásicos cabernet sauvignon y merlot, que, gracias a los diferentes climas y regiones, fueron siendo los emblemas de distintas zonas.

De acuerdo con Mariana, la tercera etapa de los vinos sudamericanos inició en los años 90, donde las tendencias indicaban la modernización de la producción de vinos, adaptándose a las nuevas tecnologías francesas como la incorporación de aceros y mecanización de procesos, pero, ¿qué pasó cuando todos empezaron a seguir los mismos procesos bajo las mismas variedades? Era momento de encontrar nuevos diferenciadores.

 

 

La evolución

 

Vinos sudamericanos

 

“Lo que está pasando es que ahora se plantan las primeras variedades criollas, pero con una búsqueda de identidad en los oasis que producen a la antigua. No te puedo decir que hay nuevos países en producción, más bien, los viñedos más antiguos y que quedaron atrapados en el tiempo, ahora están saliendo a la luz, estamos regresando al origen”, comentó Mariana.

Los países más “nuevos” que están produciendo vino serían Bolivia y Perú, pero, lo correcto sería decir que son viñedos muy antiguos con variedades que quedaron lejos del desarrollo global, mientras que los más antiguos serían Argentina o Chile, después Uruguay y Brasil, en los que su historia tiene más de 40 años -que en vinos no es nada- pero se es visible la evolución.

En los años 80 lo más importante era exportar. Ahora empezamos a identificar cuál es el mejor lugar para plantar ciertas uvas. Países como Chile, Argentina o Brasil cuentan con muchos paralelos y por ello, climas diferentes. En la aspiración por ser mejores, entendemos que no sólo importa una uva sana, sino su carácter. Se está trabajando con el terroir plantando en zonas más complicadas para producir uvas mejores”, nos compartió Mariana.

 

 

Conocer Sudamérica a través de sus vinos

 

Vinos sudamericanos

 

Preguntándole sobre qué vinos sudamericanos son los ideales para recorrer los diferentes países productores, nos dijo: “Un malbec de Argentina, pero no te concentres en un solo tipo o el clásico, conoce sus diferentes territorios y alturas. Para Brasil, sin duda un espumante. De Bolivia debes de conocer Valle de los Cintis, que es una de las burbujas atrapadas en el pasado donde se conservan sus vides en los árboles.

En Uruguay el tannat y albariño están teniendo resultados importantes en su región, siendo su variedad emblema. Chile se enfocó en la producción de cabernet, sin embargo, expandiendo su diversidad, ahora producen en Los Andes y sauvignon blanc en las costas. Todos se encuentran buscando grandes vinos que se asocien a su gastronomía e identidad.

Mariana define el vino sudamericano en tres palabras: «encontrando su identidad, ya que tras varios años, se ha dedicado a buscarla y ahora se encarga de definir su personalidad». Por ello, su consejo es que explores las diferentes regiones que te sean desconocidas y experimentes con sus etiquetas. Mientras que su tip como winelover es que siempre te hagas amigo de tu vendedor favorito, para así recibir las mejores recomendaciones para conocer los diferentes terroirs a través de sus etiquetas. IG: reinaentrecopas.

 

También lee Wines of Argentina presenta su tienda en línea. 

Te podría interesar

Más sobre Bebidas

Pulque, el origen de la bebida de los dioses

Pulque, el origen de la bebida de los dioses

Pulque, bebida prehispánica, bebida de dioses ha regresado a nuestras vidas. Conoce más de este elixir y anímate a probarlo natural o un curado de guayaba, mango, fresa o plátano. ¡Date la oportunidad, no hagas cara de fuchi!