Estoril Polanco celebró sus 50 años recibiendo a 50 invitados. Fueron convocados a una inolvidable cena para celebrar medio siglo de historia de este restaurante de cocina internacional, ubicado en el número 24 de la calle Alejandro Dumas, que, gracias a la destreza de sus chefs, Pedro Ortega y Ángel Pacheco, convida platillos de gran sabor. Fotos: Gabriel Núñez. 

“Mis padres compraron el restaurant cuando era tan solo una niña. Crecí aquí, entre fogones. Estoy muy agradecida con los clientes que nos siguen apoyando y con nuestros empleados; tenemos algunos que llevan 50 años con nosotros. Ya son familia”, compartió Diane Martin, propietaria de Estoril Polanco.

 

Estoril y Food and Travel

 

 

10 años de antojarnos el mundo

 

A esta celebración se sumaron los 10 años de la presencia de Food and Travel en México, revista de viajes y gastronomía. Raúl Sayrols, su publisher, agradeció la presencia de todos los invitados y a Estoril Polanco por ser parte de esta trayectoria, con cenas y experiencias en conjunto.

Para mí, viajar y comer representan mi infancia y mi vida, y cuando tuve la oportunidad de traer a Food and Travel a México, fue mi sueño hecho realidad. Ojalá sean 20, 30, 40 años más, para seguir inspirando estos placeres que a todos nos gustan”, expresó.

Y Cecilia Núñez, directora editorial, agradeció a Diane por siempre abrir las puertas de Estoril Polanco y por conmover con sus platillos. También reconoció a los invitados por ser parte de la historia de Food and Travel, “donde siempre les hemos llevado lo más bonito de los sabores y los rincones del mundo”.

Armonización ideal

 

Estoril y Food and Travel

 

 

En un ambiente amistoso y de festejo, los platillos de la cena de cinco tiempos comenzaron a adornar las mesas. “La elección se realizó en conjunto con la sommelier Gina Estrada, de El Cielo, considerando las características de olor y sabor de los vinos con los que se decidió maridar”, nos contó el chef Ángel Pacheco.

Utilizando sobre todo técnicas francesas, el chef manufacturó algunos de los platos clásicos del menú de Estoril Polanco, pero introduciendo novedosas propuestas. La cena abrió con un callo garra de león sellado, el cual se montó sobre una costra de pan de centeno y se bañó con mantequilla blanca.

El vino elegido fue G&G by Ginasommelier Sauvignon Blanc 2017. “Sus notas cremosas y a mantequilla permitieron un excelente maridaje”, nos compartió José Luis Umaña, de El Cielo.

El delicioso banquete continuó con una terrine de foie gras con mascarpone, fruta, miel y pan de centeno, acompañado por la untuosidad y agradable acidez de Capricornius 2018 Chardonnay.

 

Estoril y Food and Travel

 

 

 

Muestra de talento

 

El plato fuerte fue un confit de pato con papa salteada. El chef Ángel nos compartió que el ave se maceró por tres días en una mezcla de sales, azúcares, pimientas y especies; luego se confitó a fuego muy bajito. Fue armonizado con la icónica champaña Piper-Heidisieck Cuvée Brut.

Para el momento dulce se sirvió el Baba au Whisky, este último una preparación novedosa de un postre ya clásico en Estoril Polanco, pero en el que en lugar de ron, utilizaron whisky Chivas Regal. Así cerró una emotiva cena en la que quedó comprobado que cuando dos grandes se unen, el resultado se iguala en magnitud.

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México