¿Cómo celebrar nuestra mexicanidad con los niños? Aquí te cuento sobre criar buenos ciudadanos desde pequeños y te sugiero algunas actividades culturales, históricas y entre los campos para celebrar nuestro México querido. Fotos: Elsa Navarrete; Cortesía.

 

Celebrar México: empezar desde casa

 

Uno de los temas que más me preocupa, y me ocupa, de ser mamá es saber que estoy criando a dos personitas, a dos mexicanos, que deben ser buenos ciudadanos. Y que eso, al no trabajar o ser parte de ninguna ONG u otra asociación filantrópica, es mi granito de arena con la sociedad y con mi país.

Solo basta ver casos como el de los siete jóvenes que patearon sin piedad a otro chico hasta dejarlo inconsciente, en Puebla, para ver los resultados de papás que no educan, no crían, no contienen y no reparan los daños, de papás que están formando personas arrogantes, prepotentes y cobardes, fracasando en la misión de formar personas útiles para la sociedad y para México.

 

Un buen ciudadano se hace: la mexicanidad en los niños

 

Celebrar México

 

Sí, es nuestra responsabilidad: un buen ciudadano no nace, se hace. Además de su propio carácter, para que nuestros niños sean buenos mexicanos deben sentirse queridos, respetados y protegidos en casa, hay que ponerles límites firmes y enseñarles todo el tiempo sobre valores, civismo, responsabilidad, respeto, a aceptar las normas… Y nosotros debemos ser buenos ejemplos de todo esto y es muy importante que los niños lo aprendan desde muy pequeños, aunque creamos que no nos “entienden”.

Porque entre que dicen que somos la última generación de hijos regañados por sus padres y la primera regañada por sus hijos, y sigamos pensando que este tipo formación se da en la escuela no conseguiremos nada y no lograremos ningún cambio. Las escuelas comparten conocimientos, acompañan, pero el trabajo de formar es de nosotros, los papás.

 

Fomentar el amor por la cultura mexicana

 

 

 

Entre estas enseñanzas para que sean honestos y considerados, para que se mantengan firmes a sus principios, para que cuiden a otras personas y para que actúen responsablemente, aprovechemos el marco de las Fiestas Patrias y fomentemos también la curiosidad y el amor por la cultura mexicana desde la infancia y así celebrar México.

Que su riqueza histórica y cultural los inspire para conocer más de su grandeza, los ayude a desarrollar la creatividad y la capacidad de expresión, les dé un sentido de pertenencia y de orgullo que resulte en acciones positivas para la sociedad y para el país… No solo se trata de conmemorar nuestra Independencia, junto con un delicioso pozole, para mí se trata de asegurarme que, con mi formación y mi ejemplo, sean dos buenos mexicanos. ¡Que viva México y los papás que educan y crían!

 

Entre cultura, historia y naturaleza: celebrar México

 

En este sentido, y en un tono más casual, les quiero recomendar actividades culturales, históricas y entre los campos para celebrar México con los niños y fomentar su mexicanidad. Claro, también habría que jugar juntos algún juego tradicional y luego probar un antojito mexicano.

 

Celebrar México a través del arte: visiten el Museo Frida Kahlo

 

Mexicanidad en los niños

 

Si hay una pintora, cuya obra es un referente del arte mexicano en el mundo, esa es Frida Kahlo. Es un ícono de nuestra cultura que le puede abrir a los niños una ventana al arte y al universo mágico y colorido de México.

Además de su obra autobiográfica, cuenta con pinturas sobre costumbres típicas mexicanas, y su historia es perfecta para que los más pequeños del hogar entiendan sobre la determinación, la valentía y la independencia, características que la convirtieron en una de las mujeres más trascendentes del siglo XX. Solo hay que recordar frases como: “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”.

Para acercarlos más a su vida y obra, visiten el Museo Frida Kahlo en Coyoacán que conmemora su 65 aniversario. El recorrido se hace a través de cuatro galerías que contextualizan a la artista a través de su diario, sus referentes creativos y el accidente que la convirtió en pintora. En las salas encontrarán un código QR junto a un mono araña que les dará una explicación a los niños y les pondrá preguntas para que observen.

También disfrutarán la belleza de la casa y del plácido jardín con fuentes de agua. Eso sí, hay mucha gente. Es uno de los museos más frecuentados de Ciudad de México. De ahí que se deben reservar y pagar los boletos en línea. Los niños menores de seis años no pagan y, además, con tu boleto a la Casa Azul recibes una cortesía para el Museo Diego Rivera-Anahuacalli, con vigencia de un año. Entrada: $130 MXN. museofridakahlo.org.mx

 

 

Celebrar México a través de su historia: conozcan la Zona Arqueológica de Tula

 

Mexicanidad en los niños

 

Las cuatro asombrosas figuras, conocidas como Atlantes de Tula, son esculturas de 4.6 metros de altura, que no solo son una muestra de la majestuosidad de la cultura tolteca, sino que también son una gran forma de acercar a los niños a la época prehispánica de México, ya que resultan muy llamativas para ellos y además pueden aprender sobre la flora y fauna del Altiplano Central.

A poco menos de 100 kilómetros al norte de Ciudad de México, en el estado de Hidalgo, en un ameno (y gratuito) recorrido guiado nos contaron sobre una de las civilizaciones más enigmáticas de Mesoamérica, la tolteca, y de cómo concentraron su poderío en Tula. Ahí, caminamos entre los vestigios de su prodigiosa arquitectura con la que se construyeron todos sus palacios.

Para visitar sitios arqueológicos con niños, recomiendo unirse a un recorrido guiado o contratar un guía y luego dar un paseo libre para que se sientan exploradores por un día y conozcan más de sus antepasados. Entrada: $90 MXN. inah.gob.mx

 

Celebrar México a través de su campo: hagan la Ruta de la Milpa y vayan a Amealco

 

Rita de la Milpa

 

Es este rubro, les tengo dos opciones. La primera, escápense del bullicio de la ciudad y, entre árboles y cerros, descubran los ingredientes de la milpa durante un recorrido donde se ensalza la raíz de la comida mexicana, los cultivos y, a partir de estos, la comida fresca de temporada.

El recorrido de la Ruta de la Milpa, que el chef Jorge Córcega diseñó en San Pedro Atocpan, incluye un desayuno en las nopaleras, donde se explica todo sobre este cultivo, y un taller de nixtamal con maíces nativos de la región. Comparte esta experiencia de cocina rural mexicana junto a tus hijos. Costo: $1,600 MXN y niños menores de nueve años: $800 MXN. rutadelamilpa.mx

La otra idea para celebrar México es en uno de los Pueblos Mágicos de Querétaro. Durante septiembre, con las lluvias que han regado la tierra, los campos de Amealco se tiñen de un color rosa mexicano hipnótico, gracias a la abundancia de mirasoles, flores nativas de México.

 

Mexicanidad en los niños

 

Rutas por Amealco tiene una experiencia para conocer uno de estos paisajes lleno de flores Cosmos bippinatus y otras sorpresas. El itinerario incluye unas inesperadas dunas de tierra colorada, un recorrido por el centro histórico para visitar el Museo de la Muñeca y un taller de repostería artesanal. Costo: $450 MXN por persona. IG: @Ruta_por_Amealco

¿Listos para celebrar México y fomentar la mexicanidad en los niños?

También se pueden escapar a Pachuca para vivir la pasión del futbol en el Centro Interactivo Mundo Futbol.

 

LEE nuestra
revista digital

Febrero - Marzo 2024
Febrero - Marzo 2024

FOOD AND TRAVEL PLAY

Elsa Navarrete

Elsa Navarrete

Mamá, gastrónoma, viajera, periodista, productora culinaria y coeditora de Food and Travel México. Con 10 años de experiencia, sus pasiones son documentar los viajes de la cocina y la cocina de los viajes, y hacer las maletas cada vez que puede con sus hijos, para disfrutar con ellos del planeta más hermoso del universo. Síguela en Instagram como: @letrasdesabores

Te podría interesar

3 experiencias para sentirte en la Fórmula 1

3 experiencias para sentirte en la Fórmula 1

Después del Gran Premio de México 2022, ¿te quedaste con más ganas de F1? Esta vez te pasamos tres experienicas para sentirte en la Fórmula 1: desde un museo fotográfico e inmersivo, pasando por un simulador, hasta go karts, ¡anótalas todas!

Más sobre