Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Los lugares más sorprendentes de la Tierra 

 

Los lugares más sorprendentes de la Tierra

No hay mejor sitio en el Universo donde nos podía haber tocado vivir. Nuestro planeta es una vasta galería de paisajes sorprendentes, muchos con tal belleza y majestuosidad que son capaces de causarnos ansiedad por estar ahí. Este 22 de abril se celebró el Día Internacional de la Tierra, por lo que te dejamos cinco de nuestros lugares preferidos.

Salar de Uyuni, Bolivia

Un sitio donde no sabes donde acaba el cielo y empieza la tierra, sobre todo en la época de lluvias, entre diciembre y marzo, cuando el agua refleja como un espejo las nubes. Este es el desierto de sal más grande del mundo, de 10 mil 582 km cuadrados –puede verse desde el espacio–. La razón es que alguna vez estuvo bajo agua salobre, hace 40 mil años, pero el calor de la actividad volcánica de la zona, la evaporaron.

Monte Roraima, América del Sur

Si viste la película de Disney, UP, te tenemos una buena noticia. La montaña donde al final la casa del anciano aterriza, sí existe. Se llama Monte Roraima, y se encuentra dentro de la sierra sudamericana de Pacaraima, en la frontera entre Venezuela, Brasil y Guyana. La cima es una meseta de 31 km², un laberinto de rocas con muchos desfiladeros, rodeada por acantilados de 400 metros de altura. Llueve todos los días, por lo que desde su cima caen numerosas cascadas.

Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Conocido como el bosque de rocas es una muestra geológica del jurásico. Los pináculos de piedra caliza, esculpidas por la lluvia y la erosión, pueden alcanzar hasta 15 metros de altura, pero son muy frágiles y quebradizos. No tardes en ir a conocerlo, porque es común el derrumbe de fragmentos rocosos, por lo que en algún momento desaparecerá. Aunque te advertimos que introducirse es difícil, debido a las aristas afiladas como navajas.

Gran Agujero Azul, Belice

No solo la belleza de los colores de esta parte del Caribe te quitarán el aliento, sino una de las maravillas que allí aguardan: un atolón con 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad. Era la entrada a un sistema de cuevas calizas en la última Edad de Hielo, pero cuando acabó la glaciación, hace 12 mil años, el nivel del mar subió, las cavernas se inundaron, la cubierta se derrumbó y se formó esta sima, ubicada a 100 km de la costa de Belice.

Mina de Naica, México

De reciente descubrimiento, apenas en el año 2000, esta cueva –del tamaño de un campo de futbol dentro de una mina en Chihuahua–, estuvo oculta por más de medio millón de años. Se encuentra a 300 metros bajo tierra, por lo que alcanza altas temperaturas que pueden matar a una persona en media hora. Los cristales pueden llegar a medir hasta 11 metros de longitud y no solo crecen desde el suelo, sino de todas partes.