Su apariencia es parecida a la de un mole de olla, pero tiene un sabor concentrado, que es producto de una cocción lenta. Pero sin duda, el «Mole de Caderas» está lejos de ser solo un caldo, ya que tiene buena consistencia, y debes de saber, que bien caliente se disfruta mejor. Pero, ¿cuál es su origen y cómo se prepara? Ahora que es temporada de «Mole de Caderas», te contamos y antojamos más este exquisito platillo mexicano.

El «Mole de Caderas» o también conocido como Huaxmole, es un platillo tradicional de carne de chivo originario de la región de Tehuacán, Puebla, que tiene como fecha probable de inicio de elaboración el año 1800, en la sierra de Zongolíca, también conocida como Sierra Nevada. Por lo que este guiso, es la combinación de elementos autóctonos y productos que los españoles trajeron en su viaje al continente americano. 

Es considerado uno de los platillos más importantes en los estados de Puebla y Oaxaca, debido a la prolongada crianza y cuidados en la preparación del animal, del cual se aprovecha la totalidad de la carne, y se pueden preparar hasta 25 platillos diferentes.

 

El ritual antes de la preparación

 

Moles de caderas

 

Lo que da inicio a la preparación del delicioso «Mole de Caderas» es la celebración del Festival de la Matanza, en el que se realiza el sacrificio de animales de crianza para la preparación de los alimentos. Esta tradición data desde la época virreinal, cuando los frailes dominicos llegaron a la Mixteca, ya que impusieron nuevas costumbres, entre ellas ésta, y se volvió toda una tradición.

En dicho festival se honra al chivo y se pide a las deidades que haya más o la misma cantidad de chivos disponibles para comer, que el año anterior. La época de la matanza de chivos comienza a mediados del mes de octubre, sin embargo, ya no se hace como antes, en la actualidad se utilizan modernas pistolas cash, que evitan el sufrimiento de los animales.  

Para su consumo, los chivos fueron llevados durante un trayecto de un año pastando a través de las regiones del sur del estado de Puebla y del norte de Oaxaca, alimentando al ganado sólo con abundantes cantidades de sal e hidratados sólo por agua. Se mantiene así al ganado, con el objetivo de que al final su carne posea un sabor fuerte y característico.

 

¿Cómo se prepara?

 

Mole de caderas

 

Para comenzar a prepararlo se necesita la carne y hueso de la cadera del chivo -ahí su nombre-. Las caderas se cuecen en agua con cebolla, ajo, y sal; los chiles guajillos se tuestan y se preparan en salsa, y ésta se incorpora al caldo junto con hojas tostadas de aguacate; los ejotes se añaden cuando la carne está cocida.

Pero la preparación de la salsa merece un cuidado especial, ya que esta es elaborada a base de chiles guajillo, costeño y serrano, así como tomate, jitomate, hojas de aguacate y ejotes, también provenientes de Tehuacán, Puebla. Asimismo, se le da un baño de limón para darle un toque especial, obteniendo un caldo de color rojo hervido con la carne de las caderas.

 

¡A disfrutarlo!

 

Platillos Puebla

 

Sin duda alguna, preparar «Mole de Caderas» es todo un ritual, ya que se necesita mucho conocimiento y pasión por la comida poblana. Si quieres disfrutar este platillo de temporada que comienza el tercer jueves de octubre, en los restaurantes tradicionales de Puebla se anuncia cuando se prepara este mole, ya que es una temporada muy esperada y especial, al grado que un plato de «Mole de Caderas» es más caro que el mole poblano. 

Ahora solo tienes que dejarte llevar por tu antojo y disfrutarlo como se debe en Puebla, acompañado de un mezcal y dejar que la carne de chivo se deshaga en tu boca, mientras te deleitas con un exquisito picor.  ¿Ya se te antojó?

 

 

¡Checa el video!

 

 

 

Presentado por: 

 

 

 

 

También lee Las raíces de Puebla en postales. 

Te podría interesar

Más sobre Mundo Gourmet

VER MÁS