El nuevo Coronavirus que ahora forma parte de nuestras vidas se convirtió en pandemia global en marzo del año pasado. Con las estrictas medidas de confinamiento establecidas en los países, el mundo vio una serie de cambios tanto en las sociedades como en la economía y en el planeta. Aquí un recuento de pros y contras de un año sin viajeros. Fotos: Pixels. 

 

 

Pérdidas en el turismo

 

Un año sin viajeros

 

Sin duda alguna, el turismo fue una de las industrias que sufrió grandes consecuencias debido a la pandemia mundial. Con el cierre de fronteras, la imposibilidad de viajar y las limitaciones sociales, según la Organización Mundial del Turismo (OMT), durante el 2020 hubo una disminución del 74% en las llegadas internacionales a nivel global.

En términos monetarios, las pérdidas internacionales de ingresos turísticos fueron de 1.1 billones de dólares, de acuerdo con la OMT. Además, alrededor de 120 millones de empleos directos del sector se vieron afectados a nivel global. A un año sin viajeros, México cerró el 2020 con una caída del 46% en el turismo internacional y una ocupación hotelera anual promedio de 26.3%, según cifras de la Secretaría de Turismo (Sectur).

 

 

Un respiro para el planeta

 

Un año sin viajeros

 

Ante esta situación que obligó a tener un año sin viajeros, con la mayor parte de las personas respetando el confinamiento, se vieron animales salvajes tomando las calles de algunas ciudades. En la Riviera Maya, un jaguar, una tortuga laúd y cocodrilos estuvieron paseando por hoteles y carreteras vacías. En Italia, delfines se acercaron a los puertos y llegaron peces a los canales de Venecia.

De acuerdo con el reporte de calidad de aire 2020 de la empresa suiza IQ Air, 84% de los países monitoreados mostraron mejoras en su calidad de aire comparado con 2019. Ciudades como Beijing, Chicago, Delhi, Londres, París y Seúl mostraron una mejoría considerable. iqair.com

 

 

Tendencias sociales y turismo

 

Un año sin viajeros

 

Como muestra de solidaridad y apoyo, los negocios pequeños y locales están teniendo un gran auge, al igual que aquellos productos, destinos y experiencias sustentables, socialmente responsables y que no dañen al planeta. Las fronteras cerradas obligan a las personas a viajar a lugares cercanos y redescubrir las maravillas que hay en el país.

De acuerdo con el estudio Las 10 principales tendencias globlales de consumo para 2021, de la empresa Euromonitor Internacional, las actividades recreativas al aire libre y los viajes a zonas rurales representan un escape para los consumidores confinados. También hay una tendencia por la seguridad y la conciencia sobre la salud. go.euromonitor.com

Te podría interesar

Más sobre Noticias

VER MÁS