Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Pueblos Mágicos de Baja California Sur

Al norte del país se ubican dos estados rodeados de mar, con una gastronomía local basada en mariscos; dos oasis en medio del desierto dignos de ser visitados por amantes de climas desérticos, y de grandes acuarios submarinos. Checa este top de los dos bellos Pueblos Mágicos que posee Baja California Sur.

Loreto

Este bello pueblo, en 1829, fue la capital de la Alta y Baja California, está rodeado de imponentes paisajes naturales, islas con una gran diversidad de flora y fauna endémicas. Además de la vida submarina, es rica en contrastes desde el avistamiento de  la ballena azul, hasta el buceo en su Parque Nacional Marino.

Asimismo, la práctica de kayak en esta zona, está considerada como una de las mejores del mundo, para realizar este deporte. Es sobresaliente: la pesca deportiva, el velerismo, el senderismo y el turismo rural complementan la oferta turística de Loreto.

Si te gusta explorar los mercados, vale la pena visitar el dedicado a figurillas elaboradas con conchas de mar y prendas tejidas a mano. También disfrutarás de una deliciosa gastronomía local, que cuenta con una gran variedad de mariscos como el dorado, el pez vela, marlín azul, mojarra, huachinango y calamar; para que tu paladar sepa que en el mar la vida es más sabrosa.

Todos Santos

Está ubicado a las faldas de Sierra La Laguna, y debido a la riqueza de sus tierras, se edificaron bellas construcciones, por lo que es lugar de bellas casas, edificios y de un magnifico teatro, el Manuel Vázquez de León. En este pueblo podrás encontrar una combinación entre mar, oasis, desierto y montaña; siendo un contraste difícil de encontrar en otro lugar de la República Mexicana.

Además de esta riqueza material, la cultura gastronómica del pueblo destaca por su cocina tradicional a base de productos marinos. Entre los que destacan ates de mango y guayaba, los cubiertos en almíbar de papaya, calabaza, toronja, camote, limón, ciruela, naranjita; las mermeladas de tomate y papaya, las arepas de harina de trigo y piloncillo y las coyotas clásicas del lugar.