Fue en 2008 cuando el chef Jonatan Gomez Luna vio nacer Le Chique uno de los restaurantes más reconocidos de México. Su cocina mexicana de vanguardia le ha hecho merecedor a varios premios a lo largo de casi 13 años de existencia; sin embargo, tras la pandemia tuvo que hacer una pausa a sus sueños, cerrando sus puertas y apagando sus fogones. Platicamos en exclusiva con este talentoso chef mexicano acerca de la reapertura de Le Chique y así nos abrió las puertas de su corazón. Fotos: Cortesía. 

 

Todo se detuvo

 

El 30 de marzo de 2020 Jonatan decidió cerrar Le Chique, justo unos días después de que en México se anunciara el primer caso por Covid-19. Para entonces, los vuelos ya estaban detenidos, el hotel Azul Beach Resort Riviera Cancun había cerrado y las playas se habían quedado vacías. Después de tantos años ininterrumpidos, tuvimos que cerrar”, platica Jonatan, quien narra que cerrar más de un año fue una de las cosas más raras que ha vivido en su carrera.

 

Restaurante Le Chique

 

 

El temor a perderlo todo

 

Para él, como para muchos restauranteros en México, fue una situación compleja enfrentarse a un cierre ajeno a su servicio. “Teníamos que cerrar un proyecto de vida y no porque el negocio fuera mal o porque hubiera cumplido ciclos. Sí pasó por mi cabeza, perder Le Chique. Hubo un momento en el cual pensé: ya no vamos a regresar”.

 

La gente, el todo

 

Sin embargo, y gracias a que el chef Jonatan Gomez Luna siempre está creando y apostando por nuevos proyectos, la pandemia no mermó a su personal en salón ni en cocina haciendo un gran esfuerzo por mantener a todo el equipo que, durante más de 15 años, ha permanecido con él.

 

Chef Jonatan Gomez Luna

 

La importancia de renacer

 

Después de estar un año y medio cerrados, Jonatan Gomez Luna tomó la decisión de retomar el vuelo y reabrir su restaurante.La gente estaba esperando, teníamos llamadas y correos esperando la reapertura”.

Junto con su equipo, tomaron el aire necesario, plasmaron en papel las ideas, se olvidaron del trago amargo y pensaron en hacer algo distinto, pero con el mismo corazón.La idea era tener 13 platos históricos que contaran y narraran la historia del antes y trece platos que hablaran del después, con la misma filosofía, pero con una visión renovada, después de tanto aprendizaje”.

Fue el 15 de agosto de este año cuando Le Chique “renació”, con un funcionamiento más lento y un aforo más chico pero con un servicio detallado, atento, pensando siempre en la seguridad de los comensales. “Ha sido un reto porque cada platillo tiene una historia que contar en la mesa, que justo es lo que ha caracterizado al restaurante durante estos 13 años”, un reto que, sin duda, han sabido sortear.

 

Restaurante Le Chique

 

 

Un nuevo menú

 

Con el renovado menú de Le Chique, el chef Jonatan Gomez Luna busca marcar un discurso y una filosofía que narra la vieja y la nueva historia del restaurante tras trece años de historia. En cada uno de sus platillos  cuenta una parte más personal y humana, después de los aprendizajes que le dejó la pandemia. “Es un menú muy romántico”, explica.

Aunque Gomez Luna no tiene un platillo consentido, hay dos que destacan para él. El primero, es un taco de mollejas con encacahuatado de Macadamia.  “Este platillo está hecho a base de un producto muy sencillo que tampoco es hermoso a la vista”. Su belleza radica en la historia del producto, de la salsa, del montaje. Es un platillo muy romántico con sabores profundos y textura sedosa.

El segundo, es un callo de riñón con lima kaffir, que se ha convertido en parte esencial de su cocina.Es un platillo visualmente hermoso que engloba mucha técnica, con detalles que enamoran a la vista, pero con una vasta profundidad en los sabores y en los aromas”.

En general, todo el menú está lleno de muchos matices, sabores y excelencia culinaria. Es una carta muy detallada, que muestra la madurez del chef y de su cocina. En cada platillo “se siente un restaurante muy nuevo siendo que cumplimos 13 años”, dice el chef.

 

Restaurante Le Chique

 

 

La enseñanza

 

“Yo creo que me he convertido en un mejor ser humano. Entendí que, si el equipo ya era importante, verdaderamente es esencial, que la vida es efímera y tan rápida que se te puede ir en un abrir y cerrar de ojos”, confiesa el chef Jonatan Gomez Luna quien dice ser un humano más sensible.

Disfrutar cada día con la certeza de que todo puede acabarse en un segundo, es una de las premisas del chef Gomez Luna en la reapertura de Le Chique, haciendo de cada platillo un momento único, que tal vez no se vuelva a repetir. “Seguimos vivos y hay que hacer las cosas bien”, afirma.

“El servicio se convierte en un último servicio y, para los comensales puede ser incluso el último platillo que prueben,” comenta Jonatan para explicar que los tiempos que vivimos son tan únicos y efímeros como la vida misma. “Por ello creamos un menú que se fuera no solo en tu paladar, sino también en tu corazón”.

Ya lo sabes, en tu próxima visita a la Riviera Maya, visita Le Chique del chef Jonatan Gomez Luna, una experiencia que promete seguir contando historias y enamorando tus sentidos, donde el chef y todo su equipo culinario, muestran su pasión y su oficio en cada plato. lechiquerestaurant.com

 

También te hacemos recordar cuando Le Chique cumplió 10 años. 

Te podría interesar

Bocuse d’Or, rumbo a la final 2019

Bocuse d’Or, rumbo a la final 2019

Food and Travel | Tercera edición de Syrah México, en donde entrevistamos a Jerome Bocuse, hijo del padre de la cocina francesa, director de Bocuse d’Or.

Más sobre Chefs