Como una de sus tradiciones, el trabajo en vidrio soplado de Tonalá es uno de los mejores motivos para visitarlo. Adéntrate a este municipio de Jalisco y descubre todo lo que tiene que ofrecer; desde museos, galerías y sitios históricos, hasta sus conocidas artesanías. Texto: Blanca Campollo. Fotos: Blanca Campollo y Pixabay.

Inicios de la tradición

 

Tonalá es un municipio de Jalisco que pertenece a la zona conurbada de Guadalajara. Su nombre viene del náhuatl Tonallan, que significa “por donde sale el sol”. Fue fundada por nahualtecos y zapotecos y siempre tuvo un giro artesanal. Con la llegada de los españoles se introdujo en este lugar el vidrio y el torno, lo que facilitó el proceso de cerámica y barro.

 

Vidrio soplado

 

Para el siglo XX, Tonalá ya se había posicionado como un centro artesanal dentro de los mercados más conocidos nacionales e internacionales. Hoy es un lugar para aprender sobre sus artesanías y adquirir las mejores. Aunque es conocido mayormente por el vidrio soplado, también se trabaja la cerámica y el barro.

 

El arte del soplido

 

Tener la oportunidad de ver cómo se trabaja el vidrio soplado es un espectáculo. Cuando visites las fábricas, pregunta por los talleres para observar a los artesanos. Descubrirás que todo el proceso es completamente manual, conlleva varios pasos y diversas manos para crear una sola pieza.  

 

Vidiro-Soplado-Proceso

 

En el proceso se utiliza vidrio previamente triturado que se derrite en hornos durante varias horas hasta obtener la textura de una miel espesa. Aquí es cuando se puede usar vidrio transparente o en colores denominados como humo, amatista o ámbar. Las temperaturas de los hornos oscilan entre los 500 y 1600 ºC. Cuando el vidrio llega al punto de fusión, lo colocan en un extremo de un tubo metálico llamado caña, aquí se decide si rodarlo por pintas que son unas chispas de colores para crear diferentes patrones o bien comenzar a soplar y rodar.

 

Vidrio soplado

 

Conforme se van creando burbujas, se pasan las cañas a los maestros para que con la ayuda de ciertas herramientas se le vaya dando la forma deseada. Luego, se retira la pieza del tubo, se adjunta a nueva caña y pasa por el proceso de caldeado que es calentarla de nuevo. El maestro la revisa y le da los últimos detalles o se fijan elementos como asas o bases. Una vez terminada, la pieza se mete a un horno para temperarla durante horas y finalizar el proceso.

 

 

 

Sumérgete a un mundo pintoresco

 

Al caminar por las calles, callejones peatonales y camellones de Tonalá, encontrarás esculturas, fábricas y tiendas que ofrecen una gran selección de artesanías. También podrás conocer sitios como el Cerro de la Reina, el Ex-convento de los Agustinos, la plaza Chihualpilli, el Museo Nacional de la Cerámica y la Galería Candelario Medrano.

 

Vidiro-Soplado-Tonaltecas

 

Si llegas a ir en un jueves o domingo, no te puedes perder el Tianguis Artesanal de Tonalá. Desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde, podrás caminar sobre la avenida Tonaltecas y las calles de su alrededor, donde encontrarás una gran selección de productos y precios de fábrica.

¡Planea tu visita a Tonalá! Además de ser un pintoresco lugar, te asombrarás de la gran selección de productos de vidrio soplado que ofrecen en todas las gamas del arcoíris. Encontrarás desde copas, platos, vasos, jarrones y mezcladores, hasta esferas o figuras decorativas de animales. No te arrepentirás, cada pieza de vidrio es única al ser trabajada manualmente.  visitjalisco.com.mx

 

Tonalá

 

 

También lee: Turismo rural, la voz de sus creadores.

Te podría interesar

Más sobre Destinos México