Aunque hoy en día disfrutar una cena en el avión no es nada fuera de lo común, antes de 1919 era inimaginable saborear estos alimentos a más de 8 mil metros de altura. Fue en octubre de ese año cuando, por primera vez en la historia, se sirvió comida en un avión, esto por parte de la compañía Handley Page Transport. En esta nota, un siglo y miles de banquetes aéreos después, te damos cinco datos curiosos sobre la comida del avión. Fotos: Adobe Stock, Unsplash y Pexels.

 

Historia de la comida de avión

 

Historia de la comida de avión

 

Antes de pasar de lleno, debes saber que la primera comida servida en un avión consistió en un bocadillo y un refresco, mismos que disfrutaron los pasajeros de un vuelo de Londres a París. Ya en los años 20, se empezaron a servir alimentos fríos como quesos surtidos y ensaladas.

Más tarde, en los años 30, gracias las cocinas montadas a bordo, se comenzó a servir carne. La comida congelada apareció en la década de 1940, y con ella, la oportunidad de ofrecer una mayor variedad de alimentos a bordo. Así, sucesivamente los alimentos aéreos han ido evolucionando hasta lo que disfrutamos hoy en día. Ahora sí, pasemos a los cinco datos curiosos sobre la comida de avión.

 

En las alturas, la comida sabe diferente

 

Comida de avión

 

Para abrir este listado, tienes que saber que la comida no sabe igual en el avión. Y no es un mito (ni culpa del chef). De acuerdo con estudios realizados por científicos, el sentido del gusto se altera en situaciones de vuelo. Esto porque el cambio en la presión del aire adormece un tercio de las papilas gustativas.

Según los datos obtenidos por el Instituto Fraunhofer de Física de la Construcción IBP, la sal se percibe entre un 20% y un 30% menos intensa y el azúcar entre un 15% y un 20%. Este cambio obliga a los chefs y cocineros de las aerolíneas a modificar la cantidad de especias y aderezos utilizados en la comida.

 

La carne no está del todo cocida

 

Comida de avión

 

El segundo dato curioso sobre la comida del avión es que la carne de pollo, cordero y res no está del todo cocinada. Cuando los alimentos son preparados en tierra firme, la res y cordero se cocinan solo un 30%, mientras que el pollo se cocina un 60%. Esto porque a bordo del avión estas proteínas pasan por un horno de convección a vapor, donde terminan de cocerse para luego servirse a los pasajeros.

 

El jugo de tomate tiene mejor sabor

 

El jugo de tomate sabe mejor en las alturas

 

Y para el tercer dato curioso de la comida del avión, hablaremos de bebidas. De acuerdo con una investigación del Instituto Fraunhofer de Física de la Construcción IBP, el jugo de tomate sabe mejor en el avión. Esto porque el sabor se vuelve más intenso y menos ácido cuando la presión atmosférica es más baja. En tu próximo vuelo no olvides pedir jugo de tomate para comprobarlo.

 

El piloto y el copiloto no comen lo mismo

 

Cabina de mando de avión

 

Otro dato curioso es que el piloto y el copiloto comen platillos distintos, y no solo entre ellos, sino también respecto a los pasajeros. Esto con la finalidad de evitar que los dos tengan una intoxicación y que al menos uno pueda seguir piloteando la aeronave.

 

Mucha comida se tira

 

Desperdicios de la comida de avión

 

Finalmente debes saber que todo lo que no te comes se tira. Los alimentos que no se consumen a bordo, se desechan inmediatamente después de cada vuelo. Lo mismo sucede cuando el vuelo se retrasa durante más de seis horas.

De acuerdo con datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, las aerolíneas producen más de 5.2 millones de toneladas de desechos cada año, y se estima que en 2030 producirán más de 10 millones de toneladas anualmente. Afortunadamente, las compañías aéreas ya se dieron cuenta de este problema y están trabajando en soluciones para disminuir el desperdicio.

 

Ahora que ya sabes estos datos curiosos sobre la comida del avión, es momento de que conozcas tus derechos al viajar a bordo de una aeronave, ¡entre ellos está el contar con equipaje de mano incluido en tu reservación! Te lo contamos, aquí

Andrea Cabrera

Andrea Cabrera

Los grandes placeres de la vida los disfruta a bocados y a sorbos. Comunicóloga de profesión y foodie-viajera por oficio, es egresada de la Universidad Anáhuac y desde 2019 forma parte del equipo de Food and Travel México. Con letras plasma el estilo de vida de una veinteañera que, entre comida, viajes y bebidas, está descubriendo el mundo. Jamás niega una taza de café, ni un buen road trip. Síguela en Instagram como: @andycabreraa

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo