Burdeos, Napa, Rioja, Mendoza y Valle de Guadalupe, entre otras, son regiones de vino famosas y, por supuesto, fabulosas; su estatus de celebridades se debe a que tienden a atraer multitudes. Pero si buscas un viaje de vinos que se ubique fuera del radar, aquí te decimos a dónde debes dirigirte. ¡Estas regiones de vino poco conocidas te sorprenderán! Texto: Alicia Miller y Arturo Torres Landa / Fotos: Cortesía; Unsplash y Adobe Stock. 

 

Regiones de vino por descrubir

 

Salta, en Argentina

 

Regiones de vino

 

En teoría, elaborar vino en Salta debería ser una tarea imposible. Encaramados a 3,000 metros sobre el nivel del mar, los viñedos se aferran a un terreno montañoso al que se accede por caminos vertiginosos. Son golpeados por la luz del sol durante el día y se sumergen en el frío intenso cuando la noche los envuelve.

En esta que es una de las regiones de vino poco conocidas al borde del mundo, se produce un torrontés delicadamente floral y fresco, y un malbec especiado como en ningún otro lugar. Un lugar para comenzar tu recorrido de degustación es la Bodega El Porvenir de Cafayate, una empresa familiar de 40 años ubicada en la principal ciudad vinícola de Salta: Cafayate. Allí puedes probar finas variaciones de ambos varietales emblemáticos.

Después, dirígete a otros rincones de la región vinícola más extrema de Argentina, accesible solo en automóvil. Bodega Yacochuya elabora algunos de los vinos torrontés más aromáticos de la región, mientras la remota Bodega Colomé, produce vinos concentrados de vides retorcidas que, en algunos casos, datan del siglo XIX.

 

Franschhoek, en Sudáfrica

 

Regiones de vino

 

En nuestro recorrido por las regiones de vino poco conocidas del mundo, seguimos con Franschhoek, en donde hay menos viajeros que en Stellenbosch, y es el segundo asentamiento más antiguo de Sudáfrica. Pero eso no significa que esta región de vino sea menos impresionante. Con abundantes viñedos de cabernet sauvignon y chardonnay con los que se elaboran vinos contundentes, además de majestuosos paisajes montañosos y algunos de los mejores hoteles y restaurantes de Sudáfrica, es un rincón imperdible de Ciudad del Cabo.

En Black Elephant Vintners, una bodega de estilo boutique, puedes ser partícipe de un “maridaje de vino y música” privado en la casa del propietario. Disfruta de un petite syrah mientras la canción “Purple Rain”, de Prince, se escucha a todo volumen en las bocinas.

Lo único más diverso que las experiencias de degustación en Franschhoek son los propios vinos. Gracias a una amplia gama de tipos de suelos, aspectos e inclinaciones de las pendientes, los enólogos pueden experimentar con todo: desde viogniers aromáticos hasta el vino ahumado y emblemático de Sudáfrica confeccionado con la uva pinotage.

 

Penedès, en España

 

Regiones de vino

 

Aunque nunca hayas oído hablar del Penedès, apostamos a que sí conoces su exportación más famosa: el cava. Alrededor de 95% de este vino espumoso español se produce aquí, a solo una hora de Barcelona, donde las uvas xarel-lo, parellada y macabeo se maduran en viñedos bañados por los rayos solares, rodeados de montañas y pueblos tranquilos.

En esta, que es otra de las regiones de vino no tan conocidas del mundo, encontrarás marcas de renombre como Codorníu y Freixenet, con salas de degustación brillantes y bodegas cavernosas. Al azar, señala el mapa con un dedo y comienza a conducir. No importa a cuál de las 150 bodegas de la región arribes, seguro encontrarás una deliciosa copa de cava a una fracción del precio de las champañas, aunque estos se elaboran con el mismo método de producción que requiere bastante mano de obra.

Mientras que Comtal es un gran destino para continuar, con sus 40 hectáreas ecológicas que se extienden a los pies de la comarca del Garraf. La brisa del cercano Mediterráneo les da un toque especial a las uvas xarel-lo de vides antiguas. Continúa hasta Juvé & Camps, con sus bodegas centenarias (seis pisos de túneles subterráneos) y su vino La Capella, con notas a nuez y pan brioche, el acompañante ideal para un plato de mariscos recién capturados.

 

Valle de Barossa, en Australia

 

Vinos

 

Si crees que los caldos de estas regiones de vino no tan conocidas no tienen historia, echa un vistazo al Valle de Barossa. Con antiguas vides retorcidas plantadas en la década de 1850 y marcas familiares de vinos que se remontan a generaciones atrás, tiene un pedigrí que rivaliza con algunas de las regiones más ilustres de Europa, además de una ruta de enoturismo igual de atractiva, gracias a sus casas campestres con terrazas y ciudades hermosas.

Inicia tu viaje al pasado en Rockford, una bodega con fachada de piedra. Aunque se fundó apenas en los 80, allí hacen las cosas a la manera tradicional: aplastando uvas syrah de calidad en una antigua prensa de madera y produciendo un vino profundo y delicioso.

A continuación, visita la bodega familiar más antigua de Australia, Yalumba, cuyos laberínticos terrenos de estilo europeo y barricas son tan impresionantes como su excelente selección de cabernet sauvignons, grenaches y chardonnays orgánicos. Pero, ¿y el verdadero espectáculo? Sin duda es Seppeltsfield, a solo 15 minutos en coche. Allí, un gran y antiguo salón de crianza está repleto de vinos fortificados en barricas desgastadas. La estrella aquí es su tawny de 100 años: dulce, consistente y almibarado.

 

Coahuila, en México

 

México

 

Otra de las regiones de vino no tan conocidas que debes descubrir se encuentra al noreste de México. ¿Sabías que Coahuila es la cuna de la vitivinicultura en América, pues en su territorio se estableció la primera viña autorizada por la Corona española en 1597? El sitio de ese emplazamiento es el Valle de Parras, una fértil extensión de terreno a los pies de la Sierra Madre Oriental.

Las condiciones naturales posibilitaron que la vid brotase con soltura, y en nuestros días siguen siendo aprovechadas por Casa Madero, bodega heredera de aquel primer emprendimiento que en la actualidad cuenta con 400 hectáreas y es el sello vinícola más premiado de México, con más de mil preseas obtenidas entre 1989 y 2021—más otras 20 que ha sumado en 2022—. Lo anterior puede corroborarse en los recorridos guiados que ofrece, o incluso en las experiencias gastronómicas personalizadas que organiza en el casco de la Hacienda San Lorenzo; todas las opciones incluyen una cata.

La visita también puede extenderse hacia la ruta Dinos y Vinos, un compendio de experiencias turísticas que combina la degustación de vinos de otras casas del Valle de Parras con la exploración de Rincón Colorado, sitio paleontológico que exhibe los restos fósiles de los dinosaurios —de hace unos 72 millones de años, pertenecientes al Cretácico Tardío— encontrados en la zona.

 

¿Listo para descubrir estas regiones de vino poco conocidas en el mundo?

También te antojamos Vinos de California: 5 datos interesantes que debes saber. 

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo