Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Cervecerías artesanales de México

Antes de que termine el fin de semana, y mientras te relajas y al mismo tiempo te quitas el intenso calor, prueba alguna de estas cervezas artesanales mexicanas y descubre nuevos sabores de esta refrescante y tradicional bebida de México. ¿Ya se te antojaron? cinco cervecerías artesanales, para que celebres esta fecha como se debe diciendo ¡salud!

La primera fábrica de cerveza en todo el continente americano fue erigida en tierras mesoamericanas, solo 20 años después de la caída de la gran Tenochtitlán. La cultura cervecera en México se fue estableciendo gracias a los dos grandes grupos: Cuauhtémoc Moctezuma y Grupo Modelo, ambos actualmente pertenecientes a marcas internacionales. Las cervecerías artesanales mexicanas no son una moda pasajera y el movimiento obedece a una tendencia global.

La competencia del gran monopolio cervecero en México, ha abierto un nuevo mercado que apuesta por consumidores cada vez más exigentes e informados. Esta tendencia, nueva e interesante, aunque alcanza solo el 0.05% del mercado nacional, ha llegado para quedarse. Aquí te contamos un poco sobre cinco cervecerías de la Ciudad de México, artesanales pequeñas, independientes y tradicionales, ideales para celebrar el Día Mundial de la Cerveza, que será el próximo 5 de agosto.

Cervecería Calavera

En el año 2009 Cervecería Calavera inició su producción a manos de Elizabeth Rosas y Gilbert Nielsen, con un estilo pensado y perfectamente diseñado para combinar con los sabores de la cocina mexicana. Cerveza mexicana de autor que trabaja con alta calidad en sus ingredientes y procesos, a veces rompiendo con los cánones establecidos y otras inclinándose a las raíces sólidamente plantadas en la calidad. En su laboratorio de sabores donde se exploran nuevas dimensiones gustativas, se produce este cerveza con conciencia. Dónde. Hidalgo 8, Puente de Vigas, Tlalnepantla.

Cervecería Jack

José Morales Baez y su esposa Claudia Rivera Álvarez, iniciaron en 2006 este negocio, siendo pioneros de las cervezas artesanales mexicanas. Su especialidad son las cervezas oscuras y de aromas potentes; como la sweet stout de invierno, madurada con roble francés y aromas a nuez moscada y vainilla. O la clown smile, una tipo scottish ale, de maltas rojas con 8.5 grados de alcohol y notas amieladas, azafrán español y un maridaje muy recomendado para acompañar con paella y mariscos. Dónde. Puerto de Miramar, manzana 47, lote 11, Tlalnepantla.

La Chingonería

Esta cerveza dedicada, en primera instancia, a la convivencia y el deleite, se fundó en 2011 por el maestro cervecero Isaac Aroche, quien habla de cómo el sabor, el aroma y color de un tarro frío de cerveza incitan una sensación de familiaridad y de compartir, lo cual llama él una Chingonería. Ganadora de diversos premios y medallas, esta cervecería es bien conocida por su mexican imperial stout, su american pale ale y su golden ale. Dónde. Centeno 544, Granjas México.

Cervecería La Patrona

La Patrona, como un proyecto pequeño, comenzó con una producción de 20 litros en noviembre de 2012, y hoy ha incrementado hasta los 3,000 litros. Aunque es relativamente joven, sus raíces se remontan 120 años atrás, cuando el tatarabuelo del fundador, creó una de las más grandes cervecerías del país en Orizaba, Veracruz. La calidad de sus cervezas, como una apuesta distinta y valiente, ha llevado a esta casa cervecera a restaurantes de calibre como Pujol y Quintonil. Prueba su blonde ale, Santa Julieta, perfecta para tomar en verano.

Cervecería Cru Cru

Desarrollada a partir del encuentro de un grupo de amigos que comparten intereses, empezaron a fabricar cerveza para su consumo personal. Buenos resultados alentaron a compartir la experiencia con más y más gente. Poco a poco surgió la imagen del grillo y quisieron que cada uno de sus estilos tuviera la piel de un insecto. Con dos estilos de cerveza, pale ale y porter, su meta es representar a la Ciudad de México y Cru Cru es la manera en la que suena la ciudad, ya sea por los grillos de Chapultepec, o por el sonido de los cláxones. Dónde. Callejón de Romita 8, Roma Norte.