Ubicado en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec en una estructura arquitectónica que da cuenta de la belleza de una época, el restaurante Lago tomó nueva forma y ahora, al mando de la empresaria y restaurantera Micaela Miguel, ofrece una propuesta basada en el producto. Fotos: Cortesía y Laura Otero. 

 

El inicio de un sueño

 

Fue hace apenas unos meses cuando Cristóbal Riestra de la galería OMR y Joaquín Vargas Mier y Terán de CMR, llamaron a la restaurantera Micaela Miguel a vivir el sueño de Lago. “Me invitaron porque los tres tenemos una experiencia del campo enfocada en la trazabilidad del producto. Cuando ellos me platicaron la idea que tenían para la parte cultural y la parte arquitectónica, les platiqué de mi filosofía, la cual se basa en la trazabilidad del producto. De ahí surgió la idea de trabajar juntos, pues el campo es la conexión que nos une”, comenta la líder del proyecto gastronómico de Lago.

 

restaurante Lago

 

 

El arte de comer bien

 

Para Micaela Miguel  lo más importante es que la gente coma bien, se sienta a gusto y tenga un buen servicio. Pero teniendo en cuenta que, para obtener eso, no se necesita una formalidad exagerada, dice. “Comer bien es saber de dónde viene lo que te comes. En Lago, los camarones son de profundidad, los ostiones vienen de Baja California y los quesos del Rancho Cuatro Encinos, Puebla donde el ganado es de libre pastoreo. Lo más importante son las prácticas agrícolas y ganaderas porque también de eso depende la calidad del producto y su sabor”.

Y así lo demuestra en cada platillo, como en el ceviche de robalo que viene acompañado de pepino, cebolla encurtida y leche de tigre con jengibre o con los betabeles rostizados que se acompañan de jocoque y limón amarillo que logran un balance entre la acidez del lácteo y el dulzor de la verdura, que en su calidad se sabe fresca y a pocos días de ser extraída del campo.

 

restaurante Lago

 

 

Menú de temporada

 

Lago fue hecho en un tiempo récord, pero con mucha pasión. Por eso, si deseas visitarlo encontrarás un menú de desayunos que incluye, entre otras cosas: una avena nocturna (remojada toda la noche) con leche de coco y nueces, unos huevos en cazuela, otros con espárragos y, el infaltable pan francés, que se presenta con cítricos.

La idea es que comas delicioso, te sientas a gusto y tengas un buen servicio. Que se vuelva un lugar cotidiano. Queremos que durante la mañana puedas venir a desayunar un café después de hacer bicicleta o mientras tienes una junta”, explica Micaela.

Buscamos tener un menú pensado en los ingredientes de cada estación del año, en donde el producto, el productor y la temporalidad sean las directrices. Éste irá cambiando de acuerdo con la temporada de los productos apegado, siempre, a lo que marcará la identidad del restaurante: el sabor.

Por eso “cree un menú pensando en que Lago está en una Ciudad y está enmarcado por una enorme mancha de agua. Me inspiré en la ubicación del lugar y considerando que no estamos en la orilla del mar, ni en la Sierra de Oaxaca. Una ciudad nos permite una logística para traer productos provenientes de todo el país”, nos compartió Micaela.

 

Platillos

 

 

Platillos alucinantes

 

Para la comida, te sugerimos revisar la carta y pedir la coliflor a la talla, una gran propuesta vegana, pero que es una deliciosa obra de arte que dará pinceladas de sabor a tu paladar.

Pero, si lo que quieres es proteína animal, entonces te recomendamos pedir una carne tártara que llegará a tu mesa acompañada de alcaparras baby y queso Grana Padano o bien, disfruta de la pesca del día que se acompaña de una  guarnición de papa al horno y aceite de hierbas.

Para el dulce final, regálate unos plátanos al horno con dulce de leche, crema ácida de rancho y tropiezos de chocolate amargo.

 

Coles

 

 

Maridaje ideal

 

Para el maridaje, en restaurante Lago encontrarás una carta de vinos de todo el mundo; sin embargo, destacan los franceses “pues ya tienen una historia de creación del vino en la que no emplean tantos químicos y del respeto a la uva y el terreno”,  comenta Micaela. También hay vinos mexicanos, estadounidenses y españoles y, una carta de cocteles que va desde los clásicos como el Martini, hasta algunos de temporada y otros sin alcohol.

En temas de café, encontrarás el de Buna, una empresa enfocada en la conservación y la sustentabilidad que respeta los ecosistemas mexicanos.

Así que si aún no conocías el restaurante Lago o tienes recuerdos de manteles largos, dale la oportunidad y visita esta propuesta remasterizada que te espera con una encantadora vista al Lago de Chapultepec, una oferta gastronómica renovada y productos de excelente calidad. Cheque promedio: desayunos desde $300. Comidas y cenas: desde $800. Dónde. Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, Miguel Hidalgo, CDMX. IG: @lago_algo 

 

 

También lee Huertos urbanos que puedes visitar en Ciudad de México. 

Laura Otero

Laura Otero

Con una carrera de más de 15 años en el Periodismo, ama la comunicación en todas sus formas. Es amante de la pluma, es una romántica de los textos en papel y una entusiasta de la Relaciones Públicas. La vida la llevó al Marketing Digital y, desde entonces, su dispositivo móvil es una extensión de ella. Considera que viajar y comer es un privilegio por estar aquí. Síguela en Instagram como: @lausi19

Te podría interesar

Más sobre Restaurantes en México