Con 19 comunidades y parques, dos de los cuales son nacionales (Gran Cañón y Bosque Petrificado), Arizona tiene la mayor cantidad de sitios certificados como Dark Skies por la Asociación Internacional de Cielos Oscuros (IDA, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos. ¡Estos cielos oscuros de Arizona son perfectos para los aficionados de la fotografía astronómica! Descúbrelos. Texto: Elsa Navarrete y Arturo Torres Landa / Fotos: Pedro Berruecos, John Gafford, Rob Mains y Arturo Torres Landa.

 

Arizona: el paraíso de los cielos oscuros

 

¿Por qué Arizona es uno de los mejores lugares para ver cielos oscuros? Su buen clima, geografía montañosa y buena gestión ha logrado certificar a siete comunidades y 12 parques, espacios donde, en una noche despejada, puedes ver estrellas, cúmulos, los planetas Mercurio, Marte, Júpiter y la galaxia de Andrómeda.

En estas ciudades buscan reducir activamente la contaminación lumínica para preservar los cielos oscuros de Arizona. Por eso, muchas de ellas cuentan con asociaciones que se dedican a seguir educando a la comunidad sobre las ventajas de la iluminación inteligente y la protección de nuestros cielos estrellados.

 

Cielos oscuros en Monument Valley

 

 

Flagstaff

 

Esta ciudad es el mayor referente en lo que a cielos oscuros en Arizona se refiere. De hecho, se trata de la primer urbe en haber recibido el título de International Dark Sky City, en 2001. Impulsado por la Dark Sky Coallition de Flagstaff, este nombramiento es respaldado por sus pobladores, quienes están seguros de que sus vidas son mejores gracias a que tienen el privilegio de poder ver más constelaciones sobre sus hogares que dos terceras partes de los estadounidenses.

Para conservar sus cielos oscuros, Flagstaff ha innovado al instalar alumbrado público con luces LED que apuntan hacia abajo, evitando que el resplandor genere un halo que contamine el firmamento. Así, al caminar por sus calles notarás que están perfectamente iluminadas, pero que aún así es posible divisar algunas constelaciones.

Además de ayudar a la navegación de ciertas especies migratorias, y apoyar en la regulación del «reloj biológico» de sus ciudadanos, contar con un cielo completamente oscuro tiene grandes ventajas para Flagstaff. Y es que en esa ciudad de montaña se localiza el Lowell Observatory, un sitio inscrito con letras de oro en la historia de la astronomía porque aquí se descubrió el planeta Plutón. Este hito para la ciencia ocurrió el 18 de febrero de 1930, luego de que el astrónomo Clyde Tombaugh comparara una serie de registros realizadas a lo largo de aquel mes.

 

Lowell Observatory, Flagstaff

 

Hoy, el astrógrafo (nombre del aparato en el que se «fotografió» el planeta enano por vez primera) sigue en su ubicación original y puedes admirar su tamaño, magnitud y el brillo cromado de sus intrincados sistemas de operación. Lo mejor será escuchar la explicación que brindan los guías sobre el hallazgo de Plutón y sobre cómo la humedad atmosférica, la altitud y –sobre todo– los cielos oscuros de Flagstaff, Arizona, hicieron posible este evento trascendental para la ciencia.

 

Camp Verde

 

En el Valle Verde, al centro de Arizona, se ubica Camp Verde, un poblado de 13,000 habitantes con una rica historia tras casi 10,000 años de ocupación humana por diferentes grupos. Inspirada por los éxitos de las ciudades cercanas como Flagstaff y Sedona, comenzó a trabajar para ser considerada oficialmente en 2018 una comunidad de Cielo Oscuro por la Asociación Internacional de Cielo Oscuro, la quinta ciudad certificada de Arizona.

En ese mismo año, realizó su primer Dark Sky Festival para celebrar el reconocimiento y todo lo relacionado con fomentar una mayor apreciación del cielo nocturno. Con un clima templado durante todo el año, y abundantes espacios al aire libre a orilla del río Verde, gracias a sus cielos oscuros es considerado uno de los principales destinos para la visibilidad de la Vía Láctea.

 

Fountain Hills

 

Localizada al norte de Phoenix y fundada en 1970, Fountain Hills es una comunidad de 25,000 habitantes que debe su nombre al lago artificial que se encuentra en su centro, poseedor de una de las fuentes más altas del mundo. Pero no solo es conocida por este atributo, sino también por contar con uno de cielos oscuros mejor preservados de Arizona desde 2018. Se trata de un caso excepcional porque, a pesar de que se encuentra cerca de una importante área metropolitana, los locales logran conservar estas condiciones aunque ésta siga creciendo hacia el oeste.

 

Cielos oscuros en Arizona

 

Aquí las noches son sorprendentemente oscuras, gracias al velo rocoso proporcionado por las montañas McDowell. Los residentes usan su propio patio como observatorio para contemplar el cielo estrellado, y en la biblioteca de la ciudad puedes pedir prestado uno de sus tres telescopios como si fueran libros. El próximo 23 de marzo de 2023 celebrarán su próximo Festival Fountain Hills Dark Sky Festival, que realizan cada año.

 

Sedona

 

Las montañas rojizas de Sedona son, sin lugar a dudas, el motivo principal por el que miles de viajeros acuden a esta población de Arizona. Y si bien sus paisajes cobran especial belleza al atardecer, los fotógrafos y amantes de las estrellas saben que la despedida del sol es apenas el inicio del verdadero espectáculo…

Designada Dark Sky Community en 2014, Sedona es otra de las ciudades de Arizona donde los cielos oscuros permiten la observación de las estrellas y los astros con el ojo desnudo, esto también gracias a las regulaciones locales que favorecen ciertos tipos de luminarias de exterior, como las lámparas de sodio de baja presión. Gracias a ello, si viajas durante la luna nueva, trata de dirigirte hacia la base de la famosa Cathedral Rock, a las afueras de Sedona, que en determinadas épocas del año es iluminada por el tenue resplandor de la Vía Láctea, la cual parece surgir desde su cima.

 

Sedona

 

 

The Village of Oak Creek en Big Park

 

Otra gran beneficiada de la protección a los firmamentos nocturnos es The Village of Oak Creek,  una comunidad de 6,000 habitantes a las afueras de Sedona. Si amas las estrellas, pero prefieres contemplarlas en un entorno más rústico, debes acudir a este sitio, pues encontrarás casas en renta, hoteles, tiendas y restaurantes con mucho sabor local y autenticidad. Lo mejor será que, al caer la noche, tendrás a poca distancia las hermosas Bell Rock y Courthouse Butte, dos formaciones pétreas que también sirven de marco a la Vía Láctea durante las noches despejadas.

 

Big Park, Arizona

 

 

Grand Canyon National Park

 

Finalmente, al hablar de cielos oscuros en Arizona no podemos dejar de mencionar el Gran Cañón, que si ya luce increíble bajo la luz del sol, ¡imagina cómo lo verás cuando lo visites en una noche prístina! Cuando estés ante aquella inmensidad, no dejes de agradecer a los encargados de este parque nacional, que desde 2016 se empeñaron en conseguir una certificación total de cielos oscuros por parte de la IDA. La obtuvieron en 2019, y el logro no es menor porque  se estima que dentro del Grand Canyon National Park hay más de 5,000 dispositivos lumínicos.

Así, esta maravilla natural se convirtió en el 12º parque nacional en Estados Unidos en obtener la categoría Dark Sky Park, lo que hace posible que hoy puedas quedarte en el Gran Cañón hasta después del atardecer. ¿Qué puedes hacer allí? Desde observar planetas con ayuda de un telescopio hasta probar tus habilidades fotográficas haciendo capturas de larga exposición.

 

Grand Canyon National Park

 

Solo trata de dedicarle un largo rato a la observación de los cielos oscuros con tus propios ojos, pues dicen que mirar la Vía Láctea, sin ayuda de aparatos, nos conecta con ciertas memorias ancestrales, grabadas en la consciencia humana desde la primera noche en que nuestros antepasados alzaron la mirada hacia la bóveda estelar.

 

También te puede interesar: Arizona espiritual: centros de energía, misterio y renovación

 

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo