En México, la celebración de Día de Muertos tiene un significado que a muchos nos alegra y reconforta: confiamos en que el espíritu de nuestros difuntos regresará del «Más Allá» para visitarnos… y no estaremos desprevenidos a su llegada. Fotos: Adobe Stock. 

Pocos días antes del 2 de noviembre preparamos un altar u ofrenda en su honor, con flores, velas y veladoras, retratos, imágenes religiosas y los alimentos y bebidas que los seres queridos que “se nos adelantaron” disfrutaban en vida.

Algunos altares u ofrendas pueden variar según la región del país; sin embargo, estos elementos gastronómicos suelen ser una constante pues cada uno de ellos cumple un propósito. ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

 

Agua: infaltable en tu ofrenda de Día de Muertos

 

Ofrenda Día de Muertos elementos

 

El agua simboliza la fuente de la vida y la pureza. Se coloca en la ofrenda para mitigar la sed de los espíritus tras el largo recorrido que hicieron y para fortalecerlos en su regreso al «Más Allá».

 

 

Calaverita de azúcar o de chocolate

 

Calaverita en una ofrenda del Día de Muertos

 

Se dice que en la época prehispánica se ofrecían cráneos humanos a Mictlantecuhtli, dios del inframundo, para asegurar el paso de los difuntos a todos los niveles de este mundo mitológico. Con la conquista española se eliminó esa práctica y, en su lugar, se crearon las calaveritas de azúcar o chocolate. 

 

 

Sal, símbolo de pureza

 

Sal, elemento de la ofrenda de Día de Muertos

 

La sal se asocia constantemente con la santidad y la purificación. En el caso específico de la ofrenda de Día de Muertos, se dice que se coloca para proteger al espíritu en su viaje de regreso, evitando que se corrompa en el camino.

 

 

Pan de muerto: nuestro consentido

 

Pan de Muerto

 

Según algunos historiadores, el pan de muerto se inspiró en los sacrificios humanos que se hacían en la época prehispánica. Su forma original era parecida a la de un corazón humano, que cubrían con azúcar pintada de color rojo, simulando la sangre.

La versión actual de este famoso (y delicioso) pan esconde varios significados: su forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte, las canillas hacen alusión a los huesos del cuerpo humano y la bolita que lo corona simboliza el cráneo. Por su parte, la esencia de azahar trae a la mente el recuerdo de los difuntos.

 

 

Licores, los favoritos del difunto

 

Mezcal

 

Se dice que las bebidas alcohólicas que se ponen en la ofrenda sirven para que el difunto recuerde los momentos de gozo que tuvo en vida, pues es común celebrar los acontecimientos importantes brindando.

 

 

Flor de cempasúchil: el color del Día de Muertos

 

Cempasuchil

 

No olvidemos que además de ser bonita y aromática, ¡la flor de cempasúchil es comestible! Por eso la consideramos otro elemento gastronómico. Se utiliza para guiar a los espíritus hacia el altar, pues antiguamente representaba al Sol por su color amarillo intenso.

¿Verdad que la ofrenda de Día de Muertos está llena de significados asociados al sabor? Si llegaste hasta aquí, seguramente te sorprendiste con alguno de los datos que encontraste. Comenta en nuestras redes sociales cuál fue el dato que más te sorprendió, y compártenos una foto de tu altar de muertos: nos encuentras como @FoodandTravelMX

 

LEE nuestra
revista digital

Febrero - Marzo 2024
Febrero - Marzo 2024

FOOD AND TRAVEL PLAY

Carlos Garrido

Carlos Garrido

Siempre listo para descubrir los sabores del mundo y crear los propios. Estudió Gastronomía en la Universidad del Claustro de Sor Juana y en el camino descubrió nuevas pasiones: el Periodismo y los idiomas. Es redactor y community manager en Food and Travel México. Su filosofía de vida se basa en la gratitud y el cuidado al planeta. Síguelo en Instagram como: @chargarrido

Te podría interesar

Más sobre

4 rutas con encanto de Ciudad de México

4 rutas con encanto de Ciudad de México

 A bordo de la familia SEAT SUV te llevamos por los 12 secretos mejor guardados de Ciudad de México. Recorrimos la Roma a bordo de SEAT Ateca, entre buenos desayunos, café y pizza. En la Juárez y Cuauhtémoc, comimos y bebimos junto al SEAT Arona. Y a bordo de SEAT Tarraco salimos en familia a explorar la Nápoles y la Narvarte.