No es ningún secreto que, cuando desechamos plástico este contamina los ríos, mares y calles, pero, ¿sabías que existen pedazos diminutos llamados microplásticos? Estos pedacitos están contaminando mucho más de lo que te imaginas. Te contamos más al respecto. Fotos: Unsplash/Pixabay.

 

 

¿Qué son los microplásticos?

 

Los microplásticos son pequeños fragmentos de material sintético, elaborado con derivados del petróleo, que miden cinco milímetros o menos. Hay dos tipos: los primarios son aquellos que se fabrican de ese tamaño y se utilizan en productos de belleza, pastas de dientes, detergentes y jabones. Estos llegan en su estado original al medio ambiente, afectando ríos, lagos y mares a través del drenaje.

En cambio, los secundarios son aquellos que se generan cuando objetos grandes de plástico, como bolsas o botellas, se degradan. Lo que sucede es que se van deshaciendo en pedazos cada vez más pequeños que conservan sus propiedades no biodegradables y, muchas veces, tóxicas.

 

 

En todas partes

 

Según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, los microplásticos terminan en ríos y océanos ya que, debido a que son de un tamaño diminuto, los sistemas de filtración de las plantas de tratamiento de aguas residuales no pueden eliminarlos. Al llegar al medio ambiente, son ingeridos por peces, aves y especies marinas.

Científicos de las universidades de Reykjavik (Islandia) y Gotemburgo (Suecia) encontraron recientemente microplásticos en el glaciar Vatnajökull. Estudios anteriores han demostrado que estas partículas están también en cordilleras como los Alpes y los Andes, así como en los icebergs de Svalbard, Noruega.

Una investigación de la Universidad de Utah identificó microplásticos en la lluvia de 11 parques nacionales y áreas naturales de Estados Unidos. Además, alrededor del 4% de las partículas atmosféricas recolectadas y estudiadas fueron polímeros de plástico.

 

 

Daños en la naturaleza

 

El plástico se ha convertido en una plaga que está arruinando el equilibro de los ecosistemas. Su composición puede intoxicar los suelos, el agua, las plantas y los animales. Incluso está llegando a los humanos a través del aire, del agua que tomamos y de los alimentos que consumimos, aunque todavía se están investigando los daños que pueden tener al ser ingeridos por las personas.

En 2019, Greenpeace México realizó un estudio en 755 peces, de los cuales el 20% tuvo al menos una pieza de microplástico en su contenido estomacal e incluso se encontraron hasta 45 piezas en un mismo pez. Cuando los animales consumen este contaminante, están ingiriendo químicos y toxinas dañinas que el material tiene desde su fabricación o que ha absorbido durante su uso.

 

 

 

¿Cómo ayudar al planeta?

 

Existen diversas formas de evitar que los microplásticos sigan afectando a los ecosistemas. Algunas recomendaciones son no comprar artículos envasados o elaborados con plásticos de un solo uso, reciclar o reutilizar lo más posible y optar por productos de higiene personal y belleza que no incluyan microplásticos en sus ingredientes. Si quieres conocer algunas alternativas, puedes consultar este sitio web dedicado a la identificación de estos componentes.

 

 

 

¿Te interesa la ecología? Checa por qué están desapareciendo las abejas y qué consecuencias trae al equilibrio ecológico.

Te podría interesar

Conoce el primer mercado sustentable en Milpa Alta

Conoce el primer mercado sustentable en Milpa Alta

Paneles fotovoltaicos que utilizan energía solar y una nueva red de drenaje pluvial para aprovechar el agua de lluvia, son algunas de las cosas que caracterizan al mercado San Pablo Oztotepec, el primer mercado sustentable de la alcaldía Milpa Alta.

Más sobre Noticias

VER MÁS