La técnica de preparación del té con leche al estilo Hong Kong no sólo personifica la fusión y el desarrollo de la cultura gastronómica de Oriente y Occidente, sino también la manera en que viven más de 7 y medio millones de habitantes de este singular territorio de la República Popular China. ¡Sí!, esta icónica taza es resultado de una evolución centenaria del té con leche inglés de la era colonial con la bebida más popular actual de Hong Kong. Fotos: Escuela Mexicana de Té.

Ahí le va un dato interesantísimo: de acuerdo a la Oficina del Patrimonio Cultural Inmaterial de Hong Kong diariamente se preparan cerca de 2.5 millones de tazas de té con leche al estilo hongkonés, una cifra que confirma la grandísima importancia que tiene esta bebida entre la población china… ¡Para no decir adicción!

Si bien el té se originó en China, los británicos desarrollaron una profunda predilección por su consumo durante el Siglo XIX. Ahí, en el Reino Unido, la infusión de hojas y brotes de Camellia Sinensis (la planta del té) adoptó a la leche como su aliado indiscutible. En 1842 Hong Kong se convirtió oficialmente una colonia británica, luego de la firma del Tratado de Nankín, y la cultura del té inglés con leche también fue transportada a la vida diaria de los hongkoneses.

 

La primera versión del té con leche

 

Té con leche

 

Los estudiosos del tema afirman que fue en la década de 1940 que la primera versión del té con leche al estilo Hong Kong apareció en barras y negocios de este territorio. Históricamente, los habitantes de la región preferían los tés negros de gran estructura, profundos y amplios; la leche fresca era costosa y difícil de hallar, lo que dio paso a la introducción de la leche evaporada en la cultura del té local. ¡Un estilo particular y bien diferenciado había nacido!

¿Cómo es el té con leche al estilo Hong Kong? Contrario a lo que se piensa, la base no es un té negro chino sino de Sri Lanka, generalmente de los tipos BOP (Broken Orange Pekoe), BOPF (Broken Orange Pekoe Fanning) y Dust/Polvo, este último ideal para dar gran estructura y cuerpo a la infusión.

 

¿Cómo se prepara?

 

Té con leche

 

La manera de prepararlo es clave: el té negro se somete a agua a punto de ebullición por casi 10 minutos, extrayendo aromas y sabores sin llegar al punto del amargor, y después se vierte de tetera en tetera, en repetidas ocasiones, para airear con el propósito de desarrollar una textura rica y suave. Ya listo, se pasa por un cedazo de algodón para filtrar, proceso que le da su peculiar nombre hongkonés: «té con leche de calcetín de seda». La leche evaporada se añade siempre al final.

Después de vivir décadas de esplendor, hasta literalmente quedar en el olvido a finales del siglo pasado, esta singular bebida experimentó un resurgimiento con la llegada del nuevo milenio. En 2014 la técnica de preparación del «té con leche de calcetín de seda» fue inscrita en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de Hong Kong, afianzando su paso a la historia. ¡Y sí!, querido lector, con el desarrollo de la cultura del café de especialidad en Asia, poco tiempo bastó para que cientos de baristas incorporaran nuevas técnicas a la preparación de esta icónica taza de té.

 

Té con leche

 

La receta oficial dice… “Primero se mezclan las hojas de té, después se hierve el agua y se infunde el té, el té se vierte y la leche se incorpora a la fuerza”. ¡Delicioso! escueladete.mx

Escuela Mexicana de Té

Escuela Mexicana de Té

Institución dedicada a la enseñanza y formación de profesionales en apreciación, cata, diseño y servicio especializado de té. Diariamente trabajamos con el único objetivo de divulgar el carácter cultural, artístico, científico y comercial de esta milenaria bebida. Somos miembros activos y la única institución de educación profesional en México reconocida oficialmente por el International Tea Committee, además de colaborar continuamente en el desarrollo de programas académicos internacionales junto a la Tea and Herbal Association of Canada.

Te podría interesar

Más sobre Columna del té