El hilo conductor de la cocina de Blanco Castelar, siempre ha sido lo mexicano aunque con acentos europeos para marcar un estilo propio. Ahora, le dan la bienvenida a Gerard Bellver, un chef nacido en Barcelona, pero con más de 27 años en México; él ha llegado para a darle un nuevo aire a la carta, manteniendo lo clásico, pero introduciendo nuevos platillos fusión vanguardistas. Te contamos a detalle todo lo nuevo que te espera. Fotos: Charly Ramos. 

 

Espacio encantador

 

Casa Domit es donde se alberga Blanco Castelar, una construcción que se levanta en el corazón de Polanco sobre la calle Emilio Castelar. Aquí además de ser una casa que desde afuera te pide admirarla, su ubicación es preciada, ya que es abrazada por el verdor de su alrededor y desde el segundo nivel, la vista es a las copas de los árboles del Parque Lincoln.

La casa fue construida entre los años 1939 y 1940 con un estilo californiano. Al entrar te recibe un marco de cantera, un bar, un espacio para esperar tu mesa y una escalera adosada, que al mirar hacia arriba, verás que un majestuoso candil de hierro cuelga del techo.

 

Blanco Castelar

 

Por todo el restaurante te percatarás que la paleta de colores es en tonos sobrios, dándole protagonismo a los detalles como las molduras de los techos, las columnas salomónicas, los tallados de cantera y el trabajo de herrería de estilo mudéjar influenciado por el barroco novohispano. Debido a la amplitud del restaurante, hay múltiples espacios para elegir donde comer, ya sea en la planta baja en el salón o la terraza o en la parte alta en alguno de los privados.

 

De Barcelona a Ciudad México

 

Después de unos años de ser un punto de referencia en Polanco para ir a comer y por unos excelentes cocteles, Blanco Castelar le da la bienvenida a su nuevo chef Gerard Bellver. De origen catalán, él viene a poner sobre la mesa su experiencia y estilo gastronómico ante los paladares de los fieles comensales con los que ya cuentan.

Llegó a Ciudad de México en 1995 a estudiar la secundaria sin tener un plan definido a futuro. Con el tiempo se fue enamorando de la gastronomía hasta terminar en las cocinas de algunos de los restaurantes más afamados y exigentes del mundo, como Arzak, El Bulli y Biko en México. Ahora, desde hace siete meses está al frente de las cocinas de Blanco Colima y Blanco Castelar, ambos de Grupo Carolo

 

Chef Blanco Castelar

 

 

Platillos fusión

 

Con el fin de mantener la esencia de la cocina de Blanco Castelar, pero dándole un nuevo aire, Bellver presenta más de 20 platillos para el próximo menú que se prevé esté listo para marzo. Se mantendrán los ya clásicos del restaurante, sin embargo, se planea darles una reformación. Esto quiere decir que las porciones serán más pequeñas para poder probar más sabores; de igual manera los precios también estarán ajustados.

La nueva carta de alimentos estará dividida en secciones muy particulares como Flora y Fauna; ofreciendo así una gran variedad de platillos mexicanos con matices españoles marcados por la esencia del chef y el equipo de cocina. Para abrir apetito, pide al centro la alegría de foie, unos bocadillos de alegría de amaranto con terrina de foie gras y miel de agave.

 

Blanco Castelar

 

Continúa con uno de nuestros favoritos, el tiradito de kampachi con ajo blanco y la lubina curada en alga kombu con mejillón y salsa espinaler de origen barcelonés. De segundo tiempo, el robalo a la milpa es imperdible, viene con risotto de esquites y una demi glace de elote.

 

Maridaje perfecto

 

Para cerrar el solomillo con quelites asados, cebollita rellena de melón y caldo de ibérico es toda una delicia al paladar por el juego de sabores. Termina con la sorpresa de limón y la malteada de carajillo, exquisitos por su equilibrado dulzor. También una deliciosa opción es el menú de degustación para disfrutar un poco de todo.

En cuanto a la carta de vinos, se sumarán diversas botellas para llegar a las 90 etiquetas de las cuales 80% serán mexicanas, españolas y francesas. De igual forma, la carta de cocteles estará bajo reformación y se espera que el Vermut sea protagonista de muchas bebidas. Dónde: Emilio Castelar 163, Polanco. Cheque promedio: $1,350 por  persona.

 

También te antojamos Cachava, un steakhouse que honra a las brasas. 

Blanca Campollo

Blanca Campollo

Amante de la gastronomía y apasionada de los viajes, desde chica supo que en el mundo culinario y turístico era donde debía estar. Es coautora del libro México a través de sus salsas y ha trabajado en tres continentes, tanto en hoteles cinco estrellas, como en un restaurante con estrella Michelin. Ahora ha descubierto un amor por el periodismo gastronómico, ya que le permite compartir vivencias desde su punto de vista. Síguela en Instagram como: @blancacmp

Te podría interesar

5 lugares para comer pollo frito en Ciudad de México

5 lugares para comer pollo frito en Ciudad de México

Un pollo frito calientito y se te reinicia la vida… quién iba a pensar que este crujiente platillo compuesto por trozos de carne de pollo enharinados o rebozados y finalmente fritos, ¡nació en la Edad Media y no en KFC! Para que no se pierda esta bonita costumbre de comer pollo crujiente, aquí te decimos […]

Más sobre Restaurantes en México