El mamey es una de las frutas más versátiles que podemos encontrar en México, especialmente durante la temporada primaveral. Además de contar con numerosos beneficios a nuestra salud, su sabor y textura añaden un toque tropical a todas tus preparaciones. ¡Conoce más sobre este delicioso fruto e intégralo a tu consumo de temporada! Fotos: Adobe Stock. 

 

 

Con nombre náhuatl pero de misterioso origen

 

Árbol de mamey

 

Al mamey también se le conoce como zapote mamey o tetzontzapotl, palabra náhuatl que significa «zapote color de tezontle» por su color semejante a esta piedra volcánica de construcción. Es una fruta mesoamericana de la cual se desconoce su lugar de origen específico, sin embargo, probablemente proceda de las selvas de Chiapas, Tabasco o Veracruz. Aún así, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), su principal productor en México es Yucatán, seguido de Guerrero y Quintana Roo.

El árbol de mamey es de gran altura y sus frutos maduran rápidamente durante los meses de abril y mayo, sin embargo, el mamey es un fruto climatérico, lo que significa que su maduración continúa a pesar de que esté separado de la planta. Así que puede madurarse en casa envolviéndolo en papel.

 

 

Los dones curativos del mamey

 

mameyes

 

Su color azafranado se debe a su gran contenido de carotenos, sustancias que tienen un efecto antioxidante que retarda el envejecimiento y evita sufrir enfermedades degenerativas y crónicas. Este fruto tropical se constituye de un 75% de agua, además de contener fibra, hierro, calcio, proteína y potasio. Además es fuente de vitaminas A y C, algo que convierte al mamey en una rica opción energética.

En la medicina tradicional, se emplea como tratamiento a padecimientos oculares, digestivos y hasta del cuero cabelludo, de ahí que se puede encontrar en productos cosméticos. La gran semilla negra y brillante de su interior es conocida como pixtle, del que se extrae un aceite que se suele utilizar como tónico que ayuda a reducir dolores musculares o reumáticos.

 

 

En la tradición culinaria de México

 

Mamey

 

El mamey es una fruta con muchas aplicaciones a la cocina. Además de brindarle un toque exótico a los platillos, es común encontrarlo en helados, dulces y smoothies, a los que no es necesario añadir azúcares gracias a su dulzor natural.

Para aprovecharlo al máximo, son varias las preparaciones que se realizan con el pixtle. En el estado de Puebla se hierve, se ahúma y se corta en trozos para preparar enchiladas o pixtamales. También podemos encontrarlo en bebidas, como el atole agrio típico de Tabasco o el atole de fiesta originario de Guerrero. Finalmente, en el estado de Oaxaca es ingrediente esencial para elaborar tejate, mientras que sus semillas tostadas y molidas se agregan al chocolate para hacerlo más espumoso.

Disfruta de este terso y dulce fruto de marzo a julio, que es cuando hay más producción, sin embargo, también es posible encontrarlo todo el año.

 

También lee Tuna, la fruta presente en la bandera de México. 

Te podría interesar

Frituras de cangrejo tai

Frituras de cangrejo tai

Disfruta del cangrejo, una de las carnes más suculentas y codiciadas de la gastronomía, y preparas estas frituras de cangrejo tai.

Más sobre Productos en Temporada

VER MÁS