La participación femenina en el sector gastronómico es innegable, ya sea desde sus hogares o hasta en sus propios emprendimientos. En México, contamos con mujeres que están haciendo llegar nuestra cocina a todos los rincones, tal es el caso de la Dra. Gloria López Morales, presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana. Platicamos con ella de su trabajo y sobre cómo se ha impulsado a las mujeres del sector.

 

 

Empoderamiento colectivo

 

Tras 11 años, y gracias a la unión de un grupo de mexicanos liderados por la doctora Gloria López Morales, la cocina de México obtuvo el nombramiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Con este trabajo también se logró consolidar el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, herramienta indispensable para que esto fuera posible.

Desde ese momento, la gastronomía no fue la misma, pues el cambio en la percepción de la sociedad mexicana hacia nuestra cocina también transformó a la industria culinaria. “El gremio de las cocineras tradicionales fue el que más ha tomado consciencia, ellas siempre han sido las protagonistas del hecho. Sin embargo, no sabían qué tan importante es el papel que juegan”, menciona la doctora en entrevista.

 

Gastronomía mexicana Mujeres

 

 

Las mujeres, han sido el eje esencial en torno al cual ha girado todo el sector gastronómico. Ellas han sido las sacerdotisas que han hecho del cocinar un hecho social en la familia. También han sido fundamentales en la ciencia de transformar la materia prima hasta su llegada al fogón y la mesa”, asegura.

 

 

 

Gloria López Morales en busca de la reivindicación

 

“La mujer actual está empezando a reclamar su lugar en este espacio donde los hombres habían empezado a acaparar, sobre todo en cocinas del ámbito más comercial y económico. Curiosamente, cuando se habló de la cocina como negocio, el hombre se hizo mucho más presente en papeles protagónicos y dominó el espacio. Ahora las mujeres empiezan a competir fuertemente en este campo», reveló la también investigadora.

Gloria Morales López considera que se debe poner la mirada en las luchas que están llevando a cabo las mujeres en general, en las cuales hace falta insertar a las mujeres encargadas de preservar nuestra cultura culinaria.

 

Gloria López

 

Legado en riesgo

 

Las cocineras tradicionales tienen muchísimos desafíos, y aun así han sabido conservar mejor sus tradiciones. El reto está en que ellas solas no pueden llevar toda la carga pues compiten contra industrias alimentarias y un mundo industrializado: van a contracorriente. Así lo explica la doctora Gloria:

Lo que importa es que las políticas públicas hagan lo necesario para proteger el papel de la mujer, desde su función como portadoras del patrimonio, como cocineras y productoras del campo. Deben de gozar de una garantía que las proteja porque, sin mujeres en las cocinas no habría cocina mexicana. Esto, que ha seguido por siglos, puede desaparecer por falta de sensibilidad”, asevera.

 

 

Un trabajo de todas y para todos

 

Mujeres en la cocina mexicana

 

Al cierre de nuestra conversación, solicitamos a Gloria López Morales que nos mencionara algunas mujeres del sector a las que admira, defensoras que han abierto brecha como ella. Entre risas, afirma que no se concibe una revolucionaria de la cocina mexicana, y considera muy injusta nuestra petición de mencionar solo algunos nombres: “En la cocina tradicional es muy difícil hablar de individualidades. Mientras que en cocinas como las europeas se distingue a las personalidades –hombres, generalmente– en nuestra cocina es al revés: es un hecho comunitario”, concluye la doctora.

 

¿Buscas más inspiración? Checa estas 8 frases acerca del maíz y la milpa que nos regalaron algunas cocineras tradicionales.

Si quieres saber por qué la cocina ancestral de Michoacán fue clave para el nombramiento de la gastronomía mexicana como Patrimonio Mundial, aquí te lo decimos.

Te podría interesar

Más sobre Mundo Gourmet

Panuchos: antojito de tradición yucateca

Panuchos: antojito de tradición yucateca

Te contamos cómo nació este típico antojito yucateco, que muchos cuentan, fue un platillo que alimentó a viajeros hambrientos que llegaban a un reconocido restaurante para recargar pilas antes de emprender su siguiente travesía.