Awards food and travel
Lenovo¡Te invita a votar por tus favoritos!

Sin transgénicos: exige comida sana

Nosotros como consumidores, tenemos voz. Cada vez que compramos es como si votáramos por un sistema de agricultura. De ahí la importancia de saber qué son los transgénicos y cómo nos afectan como sociedad.

¿Qué son los transgénicos?

Con el fin de explicar en qué consiste la campaña Food for Life – Comida Sana, se llevó a cabo la conferencia Transgénicos contra el maíz en México, en la Universidad del Claustro de Sor Juana, como parte del ciclo La gastronomía y su entorno.

Esta nutritiva charla la impartió la coordinadora de dicha campaña en Greenpeace México, Sandra Laso Jácome, quien comentó que Food for Life – Comida Sana surgió hace 18 años en Greenpeace para defender el maíz de los transgénicos. Desde entonces el tema se ha vuelto de interés público, dada la importancia cultural, histórica, alimentaria y biológica que el maíz tiene para los mexicanos… Pero, ¿por qué?

Los transgénicos son organismos genéticamente modificados (OGM), a los cuales se les inserta en su ADN un gen de virus, bacteria, vegetal e incluso de humano para darles características en específico. Se trata de una técnica que se salta la selección natural al introducir genes en especies que naturalmente no podrían cruzarse.

En el mundo se comercializan dos tipos de semillas transgénicas: resistentes a herbicidas y BT (Bacillusthuringiensis), siendo estas últimas las que producen su propio insecticida. Este hecho no solo afecta a los insectos “objetivos” sino a más especies alterando el ecosistema.

México es el cuarto país con mayor diversidad en el mundo. Por eso, es importante poner atención a lo que se consume, pues con este tipo de decisiones podemos resguardar un ecosistema alimentario.

Actualmente, en el país continúa suspendida la siembra de maíz transgénico a escala comercial. Aunque sí se cultiva soya, canola y algodón transgénicos y tenemos acceso a otros organismos genéticamente modificados, por la importación de productos originarios de Estados Unidos, el principal país productor de cultivos genéticamente modificados, seguido de Brasil y Argentina.

Físicamente no se puede diferenciar entre un producto transgénico y otro que no lo es. De ahí, la importancia del etiquetado. Sin embargo, en México seguimos sin tener etiquetado de transgénicos por la falta de políticas que obliguen a las empresas a hacerlo.

Evita productos que contengan soya en forma de harina, proteína, aceites y grasas; maíz en forma de harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa; algodón en forma de aceite proveniente de semillas y canola en forma de aceite. Y mejor opta por la agricultura ecológica que provee de productos orgánicos y de comercio justo, así como comprar en el mercado, preguntar de dónde vienen los ingredientes y cuáles son los de temporada.

 

Tip: Como guía de consumo, Greenpeace México cuenta con un directorio de espacios de comercio responsable en todo la República Mexicana: greenpeace.mx/comidasana/