Eduardo Palazuelos, con Guerrero en el corazón