Un francés en la ciudad: Maison Kayser